Sociales 12-11-2019

ACNUR denuncia las "precarias condiciones" y los abusos que sufren los desplazados en el este de RDC

Las alrededor de 300.000 personas que se vieron desplazadas el pasado mes de junio como resultado de los "brutales ataques" por grupos armados registrados en Ituri y Kivu Norte, en el este de República Democrática del Congo (RDC), viven en "precarias condiciones" y siguen siendo objeto de graves abusos de los Derechos Humanos, ha denunciado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Según su portavoz, Babar Baloch, "ACNUR está alarmado de que los cientos de miles de desplazados forzados" en el este de RDC "no solo viven condiciones nefastas sin asistencia adecuada sino que no están protegidos y se exponen a violaciones extremas de los Derechos Humanos a diario".

Los 300.000 desplazados, en su mayoría mujeres y niños, en la última ola de violencia en estas dos regiones vinieron a sumarse a los alrededor de 4 millones de desplazados que ya había en el país.

Cinco meses después, ha denunciado el portavoz, "los ataques, asesinatos, violencia sexual y secuestros persisten en medio del continuado conflicto".

"Muchas mujeres y niños siguen viviendo en condiciones precarias, durmiendo a la intemperie o en espacios públicos atestados, lo que les expone aún más al riesgo de acoso, asalto o explotación sexual", un fenómeno "generalizado", según los propios desplazados.

Solo en octubre, ha precisado, el personal de ACNUR registró al menos 1.000 violaciones de los Derechos Humanos en las dos provincias congoleñas. Según Baloch, "los civiles viven con miedo a morir y a la destrucción".

Ante la "creciente crisis de desplazamiento" en el este de RDC, ACNUR ha incrementado su respuesta "pero necesita recursos adicionales para continuar su apoyo y mejorar las condiciones". En este sentido, la agencia de la ONU ha desplegado personal adicional y ha construido hangares comunitarios y refugios de emergencia para familias, además de distribuir bienes de primera necesidad.

"ACNUR necesita 150 millones de dólares para responder a las necesidades de refugiados y desplazados en RDC este año, pero hasta ahora solo ha recibido el 57 por ciento", ha explicado Baloch. "La falta de fondos está afectando gravemente la capacidad de los desplazados de cubrir sus propias necesidades básicas".

EUROPAPRESS