Mundo 12-06-2017

Alemania, Dinamarca y Bélgica se unen para impulsar la eólica marina

En el marco del evento Offshore Wind Energy 2017, los gobiernos de Alemania, Dinamarca y Bélgica firmaron en Londres, una Declaración Conjunta Joint Statement para reafirmar su compromiso con el desarrollo del parque eólico marino europeo entre los años 2020 y 2030. La Declaración ha sido suscrita así mismo por todos los grandes actores industriales del sector: Siemens Gamesa, Dong, Vestas, General Electric, E.On, etcétera, etc. Todos comprometido a redoblar sus esfuerzos en pro del despliegue de nueva potencia eólica marina en Europa entre los años 2020 y 2030, según información de energiasrenovables.

En la Declaración Conjunta se destaca la reducción de costes que ha experimentado el sector eólico marino en los últimos años y han querido así mismo reconocer los esfuerzos que está haciendo este sector por continuar en esa senda de reducción de costes para seguir reforzando así su condición de líder global. La industria por su parte ha alcanzado mucho antes de lo previsto su Objetivo 2020: generar electricidad a menos de 100 euros por megavatio hora. En ese sentido -concreta la patronal-, las ofertas ganadoras en las últimas subastas de Alemania, Países Bajos y Dinamarca han marcado precios hasta un 48% por debajo de los registrados tan solo dos años antes.

La gran patronal eólica europea matiza sin embargo que el sector solo podrá seguir recorriendo esa senda de reducción si Europa continúa desplegando potencia frente a sus costas. En ese sentido, WindEurope recuerda que los gobiernos del Viejo Continente todavía no han aclarado cuánta potencia eólica quieren desplegar, "sobre todo a partir de 2023". Por todo ello, la asociación de la industria eólica europea, WindEurope, pide a los gobiernos del continente que aseguren un objetivo eólico offshore global conjunto de sesenta gigavatios (60 GW) "o al menos cuatro gigas al año durante la década 2020-2030". Solo así -aseguran desde WindEurope-, la industria eólica europea estará en condiciones de competir con la generación convencional a partir de 2030.

Con ese fin -el despliegue masivo de potencia eólica marina frente a las costas europeas en la década que viene-, los actores aliados en la Declaración Conjunta se han comprometido a desarrollar soluciones de cooperación pública-privada para facilitar las inversiones en los proyectos offshore y las infraestructuras asociadas. Además, los aliados se comprometen también a trabajar en aras de la construcción de un marco europeo común de apoyo al sector eólico marino. Los firmantes apelarán así a la Comisión Europea para que movilice en esa dirección -la eólica marina- los fondos de que dispone para proyectos estratégicos conjuntos.

Los 60 GW que el sector está llamado a desplegar entre los años 2020 y 2030 representan en realidad solo una fracción del enorme potencial eólico marino europeo. La patronal del sector cita en ese sentido un informe que acaba de publicar la consultora BVG Associates. Ese informe que ha sido presentado en la Offshore Wind Energy 2017, estima que, con las tecnologías que estarán disponibles en el año 2030, "la energía eólica marina podría generar en teoría entre 2.600 y 6.000 teravatios hora al año a 65 euros el megavatio hora o menos, incluida la conexión a red". Según WindEurope, "este potencial económicamente atractivo representaría entre el 80 y el 180% de la demanda eléctrica total europea".

Esta Alianza público-privada refuerza la idea de que la industria y los gobiernos europeos están decididos a acelerar la transición hacia una economía hipocarbónica, que está llamada a deparar al Viejo Continente beneficios económicos.

Energia 16