Economía 20-07-2017

Analisis: El nuevo actor en la Energía Global

Irán tiene las segundas reservas de gas natural más grandes del mundo. Desde hace cinco años se sitúan en 1.187 Tcf (Trillones de pies cúbicos), la mayor parte aún sin desarrollar debido a las sanciones internacionales que pesan sobre ese país actualmente y a los aplazamientos en el desarrollo de sus yacimientos. Pese a estos factores, el actual gobierno iraní ha venido emprendiendo proyectos en esa área, el más reciente fue anunciado por el presidente Hasan Rohaní, quien ha venido desarrollando megaproyectos gasísticos durante este año, el último fue el pasado mes de abril en el yacimiento de gas de Pars Sur, el mayor del mundo de este hidrocarburo compartido con Catar, donde se han invertido en una serie de proyectos con una inversión de 20.000 millones de dólares.

Los proyectos incluyen las fases 17, 18, 19, 20 y 21 del yacimiento, que cuentan con plataformas en el mar para extraer el hidrocarburo, y que están situadas en el Golfo Pérsico con refinerías en tierra. Además de la entrada en funcionamiento de cada una de ellas que es un centro de producción para el país también permiten a Irán aumentar su producción de gas en 150 millones de metros cúbicos diarios y de gas condensado, en 200.000 barriles. El mandatario ha indicado durante estos meses que Pars Sur es “la plataforma de lanzamiento de Irán hacia el progreso esperado por el pueblo” y asegurado que forma parte del megaproyecto gasístico para la industria petrolera y gasística del país. “Somos testigos de la mayor inversión en la industria de gas, petróleo y petroquímica (en la historia de Irán) desarrollada al completo por ingenieros y trabajadores iraníes”, afirmó.

Además de este han sido aprobados otros proyectos como un yacimiento de petróleo que se encuentra en Pars Sur con una capacidad actual de extracción de unos 30.000 barriles por día, y cuatro proyectos petroquímicos. Este proyecto es “un sueño hecho realidad”, según Rohaní, quien expresó su esperanza de que se alcance en un futuro próximo una producción de 60.000
barriles. En los últimos cuatro años se ha duplicado la producción iraní de gas, y en la actualidad se eleva a cerca de 575 millones de metros cúbicos por día.

Para Sur tiene actualmente el 18 % de las reservas de gas del planeta, con una superficie de 9.700 kilómetros cuadrados, de los que 3.700 corresponden al sector iran.

Más probabilidades

Más del 60% de las reservas de gas natural de Irán se encuentran en alta mar, representando los yacimientos no asociados alrededor del 80% de las reservas probadas de gas nacional. Pars Sur es hasta la fecha el mayor yacimiento de gas, que supone el 27% de las reservas probadas totales de Irán y el 35% de la producción de gas natural del país. Pars Norte, Kish y Kangan son los otros grandes yacimientos de gas natural iraní. Para el desarrollo de estos proyectos se utiliza mano de obra de ingenieros y arquitectos iranés mientras que los responsables de la infraestructura, transporte y distribución del gas natural en todo el territorio nacional son conducidos por la empresa National Iranian Oil Company (NIOC), a través de sus subsidiarias National Iranian South Oil Company (NISOC) y Pars Oil & Gas Company (POGC), la gestora del desarrollo y producción de recursos de gas natural en el país y la National Iranian Gas Company (NIGC).

La participación iraní en el mercado global de gas no es muy importante, pero sus grandes reservas probadas han hecho que el país considere el mercado del gas como una estrategia a largo plazo que genere provechos para el desarrollo de la estructura de hidrocarburos de toda la nación. Uno de los beneficios que posee la nación son las conexiones por tierra con sus vecinos. A pesar de los esfuerzos infructuosos para construir una planta de gas natural licuado, su localización geopolítica le da la oportunidad de transferir gas a través de gasoductos a lugares tan lejanos como China, vía Pakistán e India; a Siria y Líbano, vía Irak y a Europa a través de Turquía. A nivel de consumo, las economías europeas han buscado fuentes de energía seguras y diversificadas entre ellas las del gas, lo que está directamente relacionado con el cierre del grifo de Rusia a Ucrania y Bielorrusia en 2009 cuando se hicieron patentes los costes de la enorme dependencia del gas natural ruso.

Estos megaproyectos iraníes podrían aliviar las preocupaciones de Europa en materia de energía por ser demasiado dependiente de Rusia. Irán podría enviar su gas a Europa a través del corredor de Turquía y, posiblemente, podría jugar un rol en el proyecto de gasoducto Nabuco: Irán, Turquía, Bulgaria, Rumanía, Hungría y Austria. Mientras Irán se esfuerza por acceder a mercados de gas seguros y a tecnologías fiables, las compañías europeas podrían garantizarse el suministro de gas invirtiendo en Irán.

La localización geográfica de Irán también le permite ser un corredor para el transporte de energía desde el mar Caspio
y Asia Central hacia el Golfo Pérsico y Oriente Medio. En Irán, la mayoría de los campos de gas natural se encuentran
en el sur, pero el mayor consumo de energía se produce en el norte. Por tanto, facilitar las exportaciones de energía caspias no conllevaría una gran reforma o readaptación logística. Irán podría transportar crudo desde el mar Caspio y procesarlo en sus refinerías de Teherán y Tabriz. Como contraprestación, podría intercambiar la misma cantidad de crudo a los clientes del Golfo Pérsico. Las reservas interiores de gas en el mar Caspio y Asia Central también podrían llegar a Europa a través de Irán.
El desarrollo de estos proyectos para el país podrían desembocar en un acuerdo final ya que la industria energética sufriría
una reducción inmediata de las sanciones.

Sus reservas probadas, junto con su posición geográfica y geopolítica, podrían hacerle desempeñar un papel principal en el suministro y en la seguridad energética global en el futuro, una regulación en lo energetico y un futuro sin sanciones.

Rusia
Posee la mayor cantidad
de reservas de gas
natural del mundo.
Dispone de alrededor de
1.688 billones de pies
cúbicos (Tcf) de reservas
probadas desde enero de
2013, lo que representa
aproximadamente una
cuarta parte de las reservas
de gas probadas totales.

Catar
Tiene las terceras reservas
de gas natural más grandes
del mundo, situándose
desde diciembre de 2012
sus reservas probadas en
885,3 Tcf. Representa por
tanto alrededor del 13% de
las reservas totales de gas
natural del mundo, mientras
se posiciona como el mayor
país proveedor de GNL.

Turkmenistán
Dispone de las cuartas
reservas de gas natural
más grandes del mundo,
situándose desde diciembre
de 2012 sus reservas
probadas en 353,1 Tcf. No
obstante, el país se enfrenta
a retos en el desarrollo de
sus reservas de gas debido
a su lejana localización de
los mercados finales.

Estados Unidos
Se sitúan en el quinto
puesto de la clasificación
con unas reservas probadas
de gas natural de 334,07
Tcf desde enero de 2013.
Las reservas probadas de
gas del país han aumentado
de manera constante desde
1999, con la expansión
de las actividades de
exploración y desarrollo.

Arabia Saudí
Cuenta con las sextas
mayores reservas de gas
natural del mundo desde
diciembre de 2012. Los
últimos reportes indican
que sus reservas probadas
en 290 Tcf, incluyendo
las reservas compartidas
de gas en la Zona Neutral
Saudi-Kuwait. y de petróleo,
tales como Ghawar en tierra.

Emiratos Árabes Unidos
Poseen la séptima mayor
reserva de gas del mundo,
situándose desde diciembre
de 2012 sus reservas
probadas en 215,1 Tcf. A
pesar de las vastas reservas
de gas con las que cuenta,
la mayoría de ellas en Abu
Dhabi, el país importa gas
natural, principalmente de
Catar.

Venezuela
Dispone de las octavas
mayores reservas de
gas natural del mundo,
situándose desde diciembre
de 2012 sus reservas
probadas en 195 Tcf. La
cantidad de gas asociado
de Venezuela alcanzan casi
el 90% de sus reservas
de gas natural, planeando
aumentar su producción.

Nigeria
Es el mayor productor de
petróleo de África, cuenta
con las novenas reservas
de gas natural más grandes
del mundo, situándose sus
reservas probadas desde
diciembre de 2012 en
182 Tcf. La mayoría de las
reservas de gas natural del
país se encuentran en el
delta del Níger.

Argelia
Produjo 2,8 Tcf de gas
natural en 2012, siendo
Sonatrach la empresa
líder en la producción
de gas en el país. Otras
compañías involucradas
en su producción y que se
han venido incorporando
progresivamente son Eni,
BP, Repsol, GDF Suez y BG
Group.

Energia 16