Política 12-12-2019

Argelia decide su futuro en elecciones presidenciales

Pese a la oposición de cientos de manifestantes en los últimos meses, Argelia celebra hoy elecciones presidenciales, las cuales, según el gobierno provisional, permitirán lograr mayor estabilidad política, social y económica en ese país.

Vale apuntar que esos comicios se efectúan luego de la suspensión de las presidenciales previstas inicialmente para el 18 de abril y luego fijadas nuevamente para el 4 de julio, fecha esta última en que no se desarrollaron debido a la ausencia de candidatos.

A los comicios de hoy, a los que están convocados 24 millones de votantes, concurren cinco aspirantes presidenciales elegidos en un universo de 23 que se presentaron ante la Autoridad Nacional Independiente de Elecciones (ANIE).

Los aspirantes presidenciales, dados a conocer por el organismo electoral el pasado 2 de noviembre, son el exprimer ministro (2000-2003) Ali Benflis; y Abdelmadjid Tebboune, quien otrora desempeñó diversos cargos ministeriales.

También figuran el escritor y exministro de Cultura Azzedine Mihoubi; el extitular de Turismo Abdelkader Bengrina; y el exdiputado Abdelaziz Belaid, quien tiene vínculos con organizaciones estudiantiles y juveniles.

Los aspirantes a la jefatura del Estado pidieron en mítines a los votantes que acudan en masa a las urnas y varios de ellos coincidieron en que de esa forma se pondrá fin a la profunda crisis política e institucional en que está sumido desde febrero último este Estado del norte de África.

Para el jefe de la ANIE, Mohamed Charfi, el ejercicio democrático permitirá elegir un presidente capaz de aglutinar a diversas fuerzas en torno al proyecto de construcción de una nueva Argelia.

El teniente general Ahmed Gaid Salah, Jefe del Estado Mayor del Ejército, arguyó, por su parte, que las programadas elecciones marcarán las pautas del nuevo Estado argelino al que tanto aspiraron las generaciones de la Independencia, conquistada en 1962 en sangrienta lucha contra el colonialismo francés.

La justa comicial deviene importante fase en el proceso de construcción del Estado de derecho, con beneficios para el pueblo, valoró el también viceministro de Defensa.

El controvertido sufragio ocurrirá a nueve meses de la renuncia a su cargo por presiones populares en abril último del entonces presidente Abdelaziz Bouteflika.

Las multitudinarias protestas populares, que en el transcurso de los días fueron perdiendo fuerza al reducirse la cifra de movilizados inconformes, se desataron precisamente a raíz de la intención del exgobernante de postularse para un quinto mandato presidencial.

El movimiento contestatario, conocido como Hirak, posteriormente exigió también el desmantelamiento del sistema de poder en el país, incluida la salida del actual Ejecutivo provisional, que consideran es manejado por militares.

También demandó la liberación de decenas de manifestantes apresados en las jornadas de protesta, y que el poder judicial procese y encarcele a elementos corruptos, los cuales desfalcaron activos del Estado o emplearon fraudulentos métodos de ilícito enriquecimiento.

En correspondencia con esos reclamos, en los últimos meses las autoridades judiciales del país ?las cuales se consideran independientes-, impusieron penas de prisión y decomisaron bienes mal habidos de decenas de funcionarios gubernamentales, figuras políticas y empresarios.

Entre los últimos condenados a severa prisión por cometer actos de corrupción se encuentran los exprimeros ministros Ahmed Ouyahia y Abdelmalek Sellal, a los que un tribunal de Argel sancionó esta semana, respectivamente, a 15 y 12 años de reclusión.

Dentro de la larga lista de imputados por desfalcos a la economía nacional y conspirar contra la autoridad del Estado y del Ejército, se encuentra Said Bouteflika, hermano del exmandatario Bouteflika, quien gobernó Argelia durante casi 20 años.

Ante el comienzo de los comicios en Argelia, el país más extenso de África con más de dos millones 381 mil 740 kilómetros cuadrados, crecen las expectativas sobre los resultados de la justa electoral, que según expertos podría estar marcada por el abstencionismo.

PRENSA LATINA