Mundo 03-04-2017

Argentina y Brasil confirman proyecto de fibra óptica submarina

La empresa Seabron confirmó sus planes de invertir 75 millones de dólares para extender un cable de fibra óptica que una Buenos Aires con San Pablo.

La empresa de cables submarinos Seabron confirmó hoy al Ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, su decisión de invertir junto a grupos locales 75 millones de dólares para extender un cable de fibra óptica que una Buenos Aires con San Pablo y que conecte al "Seaborn 1", que enlaza la ciudad brasileña con Nueva York.

Estamos en el camino de la transformación económica del país. Este proyecto es el resultado de las nuevas reglas de juego que lidera el presidente (Mauricio) Macri. Argentina hoy brinda previsibilidad, seguridad jurídica y claridad de condiciones necesarias para la inversión. Precisamos inversiones que aumenten y mejoren la infraestructura de nuestro país”, afirmó Aguad al término del encuentro.

Para el Ministro el tendido del nuevo cable submarino "es un paso más hacia la modernización global de la infraestructura en comunicaciones que Argentina necesita para que sus industrias, la educación, el agro y las institucionales se desarrollen".

El Seaborn 1 entre Nueva York y San Pablo estará operativo en junio próximo y requiere una inversión de 500 millones de dólares, y tendrá una capacidad de 72 terabytes por segundo (Tbps), según indicaron los ejecutivos de la compañía.

Una vez operativo el Seaborn 1, la empresa en sociedad con el Grupo W, tenderá el cable de fibra óptica que unirá la ciudad brasileña con Buenos Aires, que "estará operativo en el segundo semestre del 2018", indicó el Presidente de Seaborn Networks, Larry Schwartz.

Al respecto, Darío Werthein, indicó a Télam que ese cable tendrá una capacidad de 48 tbps y que en la sociedad conformada para este proyecto el grupo participa con un 35%.

La inversión total de infraestructura submarina alcanza los 575 millones de dólares para su realización.

Schartz aseguró que el proyecto "responde a la necesidad del mercado argentino de tener una capacidad internacional mucho mayor en un sistema de próxima generación, al mismo tiempo que ofrece el primer modelo de operador independiente del país para una ruta crítica de cable submarino”, aseguró Schwartz.

La secretaria de Promoción de Inversiones, Clarisa Estol, presente en la reunión, explicó que “desde el sector público, nuestro rol es crear las condiciones necesarias para que esa inversión privada se lleve a cabo de la forma más eficiente posible y brinde mejores y más servicios a nuestra población" y que en este contexto el proyecto "se inscribe en nuestra política de conexión con el mundo, de desarrollo de últimas tecnologías y de aumento de la competencia".

Un incremento de la "conectividad con el mundo", indicó el vicepresidente ejecutivo de la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional, Andrea Tahta, "resulta clave para impulsar la promoción del proyecto de Data Centers en la Argentina".

“Nuestro país representa una combinación única de factores-sobre todo al sur de la provincia de Buenos Aires- que favorecen el desarrollo de un verdadero Centro Regional Masivo de Data Centers. Hay muy pocos en la región y la necesidad de sumar capacidad entre los principales centros de almacenamiento de datos crece a pasos agigantados”, agregó.

El sistema ARBR (San Pablo-Buenos Aires) estará compuesto por cuatro pares de fibras, una extensión total de 2.000 kilómetros de distancia y una capacidad máxima de diseño inicial de 48 Tbps.

Según difundió la cartera ministerial el 98% de las comunicaciones globales para Argentina y para otras rutas internacionales se realizan a través de cables de fibra óptica submarina.

En el sector la previsión a fines del año pasado era de un crecimiento de al menos del 30% en la oferta de capacidad de transmisión de datos vía cables submarinos, sólo para América Latina.

TÉLAM