Mundo 06-11-2019

Aumenta el miedo a una nueva ola de violencia en las calles de Irak

Los manifestantes en Irak eran dispersados con balas este miércoles y las autoridades volvieron a cortar internet, lo cual aumenta el miedo a una ola de violencia como la ocurrida a principios de octubre, en la que decenas de manifestantes murieron tiroteados.

Desde el inicio, el 1 de octubre, de un movimiento de protesta, cerca de 280 personas --en su mayoría manifestantes-- han resultado muertos, según un balance de la AFP.

Las autoridades propusieron reformas sociales y enmiendas constitucionales pero ello no ha bastado para calmar a los movilizados, que piden la renuncia de todos los responsables políticos, y una renovación total del sistema político implementado desde la caída del dictador Sadam Husein, en 2003.

En toda la región sur de Irak, chiita, numerosos piquetes de huelga consiguieron paralizar las administraciones públicas. También se han parado las infraestructuras portuarias y petroleras vitales para Irak, segundo productor de la OPEP y cuyos habitantes, asfixiados por el desempleo y la pobreza, exigen su "parte de petróleo".

La representante de la ONU en Irak lamentó las "pérdidas en miles de millones de dólares, e instó a "proteger las infraestructuras" del país.

En ese contexto, en Bagdad los manifestantes se hallaron este miércoles expuestos a los disparos con bala real de las fuerzas de seguridad en el puente Al Shuhada.

En este puente, el cuarto obstruído por las autoridades con bloques de cemento para contener a la muchedumbre que sigue acampando noche y día en la plaza Tahrir, al borde del río Tigris, periodistas de la AFP vieron a manifestantes cargar con compañeros heridos de bala.

- "Señal de sangre" -

Desde que las protestas han llegado a los puentes Al Ahrar, el lunes, y Al Shuhada, el miércoles, los disparos con munición real --a veces de gran calibre-- han empezado a resonar de nuevo en la segunda capital más poblada del mundo árabe.

Del 1 al 6 de octubre, según cifras oficiales, murieron 157 personas, la mayoría manifestantes en Bagdad, por disparos de francotiradores que el Estado aseguró no poder identificar.

Entonces, internet fue cortado durante dos semanas en Bagdad y en el sur del país.

Las autoridades volvieron a cortar el acceso a internet desde la medianoche del lunes, en medio de numerosas detenciones de militantes, según fuentes de seguridad y de los activistas. Varias fuentes denuncian además en Irak "operaciones organizadas de secuestros".

Una fuente gubernamental que requirió el anonimato afirmó a la AFP, que "el corte de internet es la señal de que va a haber sangre".

- Las autoridades e Irán -

Mientras se enfrentan en las calles los manifestantes y las fuerzas de seguridad, la situación sigue estancada en el plano político.

El martes, el primer ministro, Adel Abdel Mahdi, consideró que la propuesta del presidente, Barham Saleh, de realizar elecciones anticipadas es inviable.

Según los expertos, en medio de la crisis social más grave que atraviesa Irak desde hace más de quince años, el primer ministro pierde cada día fuerza y margen de maniobra debido a las mismas protestas y a la presión directa e indirecta de Irán.

Irán --que desde hace días concentra la cólera de los manifestantes, que acusan a Teherán de mover los hilos en su país-- "no está satisfecho con Saleh", aseguran a la AFP varios responsables políticos.

El primer ministro iraquí "no está en condiciones de resistir: sabe que si no sigue las instrucciones iraníes será reemplazado y considerado culpable por todo lo que está pasando", dice otra fuente.

RFI