Política 11-09-2019

Aviación israelí bombardea Gaza en respuesta a cohetes lanzados desde la zona

La Fuerza Aérea de Israel bombardeó las posiciones del movimiento palestino islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, en respuesta a dos cohetes lanzados desde el enclave hacia el territorio israelí, comunicó el servicio de prensa del Ejército del país.

"La aviación militar de las Fuerzas de Defensa de Israel atacó 15 objetivos en el norte y en el centro de la Franja, incluidas fábricas de armamento, varias instalaciones de las fuerzas navales y un túnel de ofensiva perteneciente al grupo Hamás", dice un comunicado del servicio de prensa de los militares.

Se agrega que el Ejército israelí seguirá luchando contra ataques a los civiles y responsabiliza a Hamás de cualquier agresión proveniente de Gaza.

Fuentes palestinas citadas por medios de comunicación palestinos e israelíes señalaron que Israel había llevado a cabo varios ataques aéreos cerca de la ciudad de Deir al Balah, en el centro de Gaza, y también en el norte de la franja.

Previamente el Ejército israelí informó que dos cohetes disparados desde Gaza hacia el territorio israelí fueron interceptados por el sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro.

Los dos proyectiles se lanzaron hacia las ciudades de Ashdod y Ashkelon, en el sur de Israel, cerca de Gaza, precisamente cuando el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se encontraba en pleno mitin de campaña electoral en Ashdod.

El servicio de seguridad personal del primer ministro lo sacó del escenario en cuanto sonaron las alarmas de alerta por ataques en la zona.

Mientras, en Ashkelon, otra ciudad muy cercana a Gaza, el general retirado Gabi Ashkenazi, hablaba en un mitin de campaña de la coalición Azul y Blanco, rival del Likud, partido de Netanyahu. Cuando las sirenas sonaron, Ashkenazi no se movió del escenario en el que hablaba.

Los líderes de varios partidos criticaron a Netanyahu por haber abandonado el acto de campaña a causa de las sirenas.

Yair Lapid, de Azul y Blanco, dijo que este hecho demuestra que "Netanyahu está acabado y puede abandonar el escenario".

El incidente del 10 de septiembre se suma a semanas de tensión entre Israel y el movimiento Hamás, que controla Gaza, y entre los israelíes y el grupo chií libanés Hizbulá.

SPUTNIK