Análisis 08-02-2019

Bolivia denuncia “escarmiento” que EEUU intenta dar a Venezuela

Bolivia asevera que Venezuela es víctima de un escarmiento “arrogante” y agresivo de Estados Unidos porque no tolera a los gobiernos progresistas de la región.

“Estados Unidos busca dar un escarmiento a gobiernos progresistas. Venezuela es víctima de ese tipo de política porque (el presidente fallecido venezolano) Hugo Chávez fue un dirigente, un estadista, un líder mundial que le puso límites al imperio norteamericano”, afirmó el jueves el ministro boliviano de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

En declaraciones pronunciadas en el instituto ruso de América Latina en Moscú, la capital de Rusia, el político del país andino denunció que Washington borra las normas del derecho internacional.

Asimismo, rechazó la conducta hostil de ciertos países regionales agrupados en el Grupo de Lima, al que catalogó de “cartel de Lima”, hacia el Gobierno chavista de Venezuela, y alzó la voz para criticar a los países integrantes por presionar a Caracas bajo el pretexto de los derechos humanos mientras en su territorio “todos los días matan a dirigentes sindicales e indígenas o desaparecen a la gente”.

Quintana destacó la necesidad de formar alianzas entre países que son capaces de conservar el multilateralismo y el respeto al derecho internacional.

El Gobierno de Bolivia ha expresado en diferentes ocasiones su firme apoyo al presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, y ha denunciado el intervencionismo de EE.UU. en los asuntos internos del país caribeño.

El embajador de Bolivia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Sacha Llorenti, aseguró el 26 de enero durante la sesión especial del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas (CSNU), convocada por EE.UU. para abordar la situación política de Venezuela, que el verdadero interés de Washington no es la defensa de la democracia o los derechos humanos, sino “promover situaciones de inestabilidad para usarlas a favor de políticas de cambio de régimen y de control de los recursos naturales”.

La autoproclamación de Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela —de mayoría opositora y declarada en desacato en 2016—, como el presidente encargado con luz verde de EE.UU., ha generado turbulencias en Venezuela. En el plano internacional, varios países aliados de Washington han apoyado a los golpistas; sin embargo, Bolivia, Cuba, México, Rusia, Irán, China y Siria, entre otros Estados antimperialistas, anunciaron su pleno respaldo a Maduro.

HISPANTV