Política 09-03-2020

Bolsonaro promete en Miami restaurar alianza ‘norte-sur’ con EEUU

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, prometió restaurar la alianza estratégica “norte-sur” con Estados Unidos y eliminar regulaciones para promover las inversiones, durante un discurso en Miami el lunes.

Conocido como el “Trump brasileño”, Bolsonaro habló sobre su ambiciosa agenda para impulsar la relación comercial con Estados Unidos ante una audiencia de empresarios reunidos en el hotel Hilton Downtown. Pero el presidente no habló de cifras sino de los valores que respaldan su esfuerzo para aumentar el comercio y las inversiones en ese país.

“La palabra clave es confianza”, dijo Bolsonaro. “En las últimas décadas de gobiernos de izquierda ha habido desconfianza hacia los Estados Unidos. Eso cambió. Ahora tenemos un gobierno que respeta los valores de la familia, la voluntad del pueblo, sus fuerzas militares y que cree en Dios”.

El presidente brasileño también prometió eliminar regulaciones para reducir la burocracia. “Brasil no puede permanecer como uno de los países en los que es muy difícil invertir”, dijo.

Bolsonaro criticó una y otra vez a la izquierda y recordó que su país tiene un ejemplo cercano de lo que “no deber ser: Venezuela”.

Antes de la inauguración del evento, Bolsonaro se reunió con los senadores republicanos de la Florida Marco Rubio y Rick Scott. El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, y el de la ciudad de Miami, Francis Suárez, también intercambiaron saludos con el presidente brasileño.

Brasil es el socio comercial más importante de Miami en la región, destacaron ambos alcaldes en el evento.

El impulso a la relación económica con Estados Unidos es el tema central de la visita de cuatro días a la Florida que comenzó el sábado con una cena con el presidente Donald Trump en Mar-a-Lago, con quien Bolsonaro se ha reunido ya una docena de veces.

El presidente brasileño está apostando a su relación personal con Trump, con quien comparte estilo y afinidades políticas, para asegurar acuerdos que ayuden a reactivar la economía de su país. Bolsonaro ha implementado políticas de austeridad y una polémica reforma de las pensiones para generar crecimiento. En el 2019, Brasil atrajo $75,000 millones en inversiones, dijo el canciller, Ernesto Araújo, en el evento del lunes.

“Él está haciendo un trabajo fantástico. Brasil lo ama y Estados Unidos lo ama”, dijo Trump sobre Bolsonaro a reporteros antes de la cena en Mar-a-Lago el fin de semana.

Aunque Trump dejó en el aire una discusión sobre nuevas tarifas a productos brasileños, la Casa Blanca ve con buenos ojos una alianza con la segunda economía más grande de América Latina. En un comunicado conjunto, ambos presidentes dijeron que habían ordenado a sus gabinetes que aceleraran las discusiones para un acuerdo comercial bilateral a aprobarse este año.

Se espera que funcionarios brasileños y estadounidenses firmen en Washington otro acuerdo dentro de la iniciativa América Crece, un proyecto de la Casa Blanca para promover el crecimiento económico en América Latina desde el sector privado. El presidente Trump también reiteró su apoyo a que Brasil se incorpore a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD).

La cancillería brasileña dijo que los presidentes también discutieron facilidades para la entrada legal de brasileños a Estados Unidos.

VENEZUELA EN LA AGENDA

En su discurso en Miami, Bolsonaro dijo que había conversado con Trump sobre la crisis de Venezuela.

“Es importante que hagamos todo lo posible para que vuelva la normalidad a Venezuela” y que otros países de la región no pasen “por lo que están viviendo nuestros hermanos venezolanos”, dijo Bolsonaro.

El presidente brasileño tambión conversó sobre este tema con el senador Rubio, según dijo el senador en Twitter.

Un funcionario de alto rango de la administración de Trump dijo a periodistas el sábado que Estados Unidos estaba coordinando con Brasil y Colombia nuevas medidas para aumentar la presión contra Nicolás Maduro.

Aunque dijo que esperaba que la campaña de sanciones contra el régimen de Maduro en Venezuela diera resultado antes de considerar acciones militares, el funcionario señaló que cualquier medida de ese tipo sería coordinada con los aliados en la región.

“Nuestra cooperación de defensa con Colombia y Brasil es extraordinaria y para cualquier cosa que hagamos en la región contamos con nuestra alianza por completo”, dijo. “Esperemos que nunca tengamos que llegar a esas medidas en nuestra campaña de máxima presión”.

El año pasado la administración declaró a Brasil como aliado militar estratégico de Estados Unidos fuera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un estatus del que solo gozaba Argentina en la región y que permite un mayor intercambio en temas de defensa.

Bolsonaro se reunió el domingo con el jefe del Comando Sur, el almirante Craig Faller, para firmar un acuerdo de cooperación para la investigación y desarrollo en temas de defensa.

“Brasil es uno de nuestros socios democráticos más fuertes en el hemisferio”, dijo Faller en un comunicado. “Valoramos nuestra duradera colaboración con las fuerzas armadas de Brasil, y esperamos tomar medidas nuevas e importantes para ampliar nuestra cooperación militar”.

Bolsonaro y Trump también reiteraron su apoyo a las elecciones presidenciales en Bolivia.

Sin embargo, los incendios que han devastado el Amazonas han quedado fuera de la conversación. En su lugar, los mandatarios discutieron sobre una iniciativa para plantar millones de árboles en todo el mundo para el 2050.

El lunes en la tarde, Bolsonaro se reunirá con miembros de la comunidad brasileña en el sur de la Florida, en el Medical Campus del Miami Dade College. El presidente participará el martes en otro evento dedicado a promover las inversiones y el miércoles concluirá su agenda pública con una visita a la fábrica de la compañía aeronáutica Embraer, en Jacksonville.

El Nuevo Herald