Economía 25-10-2019

"Brasil es un mar de oportunidades para China"

El presidente brasileño invitó a los empresarios chinos a participar en la próxima subasta de pozos de petróleo del "presal" y agradeció la posición del país respecto a la soberanía brasileña sobre la Amazonía.

¿Cómo puede afectar a Brasil la guerra comercial entre EEUU y China?

Los yacimientos marinos del presal fueron descubiertos en 2006 y generaron grandes expectativas; se estima que el subsuelo del océano frente a las costas de Brasil contiene casi 80.000 millones de barriles de petróleo y gas, lo que convertiría al país en la sexta nación del mundo con las mayores reservas.

El mandatario chino, por su parte, destacó la importancia los lazos entre las dos naciones y aseguró que los dos países tienen un "futuro brillante gracias a las relaciones estratégicas y de largo alcance que les unen".

Al finalizar el encuentro, Bolsonaro regaló a Xi una chaqueta del equipo brasileño de fútbol Flamengo, que esta semana se clasificó para jugar la final de la Copa Libertadores, el torneo de clubes de fútbol más importante de América.

La venta de refinerías de Petrobras, ¿un suicidio económico o un antídoto contra la deuda?

La regulación sobre el presal, creada en 2010 establece que el Gobierno y las empresas contratadas para explotar una zona de esos campos comparten el petróleo o el gas de ese yacimiento.

Hasta 2016, la estatal Petrobras debía estar presente de forma obligatoria en todos los contratos de explotación del presal con una presencia de al menos 30% del consorcio.

Sin embargo, el Gobierno de Michel Temer (2016-2018) modificó la ley y acabó con esa obligatoriedad: ahora Petrobras puede elegir si participa o no, lo que implica que hay yacimientos enteramente explotados por empresas extranjeras.

Acuerdos firmados

Los Gobiernos de Brasil y China firmaron este 25 de octubre ocho acuerdos relativos a exportación de carne, inversiones en energía y cooperación científica, entre otros.

Entre los ocho acuerdos está el de cooperación en energías renovables y eficiencia energética, que prevé "cooperación bilateral en esas áreas y actividades de promoción de inversiones", según consta en el documento firmado por los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países.

En materia energética, destaca la autorización para que la empresa china State Grid Corporation concluya las obras del proyecto de transmisión de energía eléctrica entre la presa de Xingu (norte de Brasil) y Río de Janeiro (sureste), que tiene una extensión de 2.500 kilómetros

El proyecto exige una inversión de alrededor de 8.500 millones de reales (más de 2.100 millones de dólares) y según el Gobierno brasileño "demuestra el gran atractivo del sector eléctrico brasileño para inversiones extranjeras en el país".

También se acordó el desarrollo de la colaboración internacional entre dos de las más importantes instituciones científicas de estos países: la Fundación de Coordinación de Perfeccionamiento de Personal de Nivel Superior, de Brasil; y la Fundación Nacional de Ciencia Natural de China, que prevé, entre otras cosas, el intercambio de jóvenes científicos.

Ministra de Agricultura: Brasil debe ser neutro en guerra comercial de EEUU y China

Además, se firmó un protocolo sanitario que establece los requisitos para la exportación de carne termorprocesada de Brasil a China, la carne que pasa por procesos térmicos, como la cocción.

En 2018, Brasil exportó 557 millones de dólares de carne bovina procesada, y China importó 25 millones de dólares de ese producto; la expectativa es que las cifras crezcan con el nuevo amparo legal.

También se acordó crear un "laboratorio virtual" Brasil-China para mejorar el desarrollo de la soja, y se establecieron requisitos científicos para que el país sudamericano pueda vender a su socio asiático algodón como ración animal.

En el campo cultural, se acordó la instalación de un Instituto Confucio (que ofrece clases de mandarín, así como cultura y medicina tradicional china) en la Universidad Federal de Goiás (centro-oeste de Brasil); el centro se sumará a la decena que ya existen en el país.

Al margen de estos y otros acuerdos, Bolsonaro destacó, sobre todo, la decisión de acabar con la exigencia de visado para los ciudadanos chinos que quieran visitar Brasil.

Este beneficio (que también se hará extensible a la India) en principio no será recíproco, por lo que los brasileños seguirán teniendo que tramitar el visado en caso de que quieran visitar China.

Sputnik.