Mundo 01-06-2020

Brasil llega a 500.000 casos de Covid-19 en medio de disturbios por la crisis sanitaria

Brasil mantiene el lamentable segundo lugar en el mundo con mayor número de contagios, solo por detrás de Estados Unidos. Las calles de Sao Paulo y otras ciudades se convirtieron en un campo de batalla este 31 de mayo por protestas y enfrentamientos entre simpatizantes y detractores de las políticas del presidente Jair Bolsonaro frente a la pandemia.

La crisis sanitaria en Brasil es una bomba de tiempo que ya genera un estallido social en sus calles. Este domingo, el Ministerio de Salud informó que el país llegó a un total de 514.849 casos de Covid-19. La cifra creció luego de que fueran reportadas 16.409 nuevas personas afectadas por la enfermedad.

En las últimas 24 horas se registraron 480 muertes más en todo el país, lo que eleva la cifra de decesos a 29.314, la cuarta más alta en la pandemia mundial después de Estados Unidos, Reino Unido e Italia.

Y muchos responsabilizan al mandatario del país, Jair Bolsonaro, por un presunto mal manejo de la pandemia, al dar prioridad a la vida productiva, que lo ha llevado a oponerse a las medidas de aislamiento instauradas por Gobiernos locales de ciudades y estados brasileños para contener la expansión de la pandemia. Esta situación, sumada a la crisis política, genera fuertes choques al interior de su país.

Batalla campal en las calles de Brasil

Este domingo, en las calles de Sao Paulo, la ciudad más poblada del país, los partidarios del mandatario chocaron con manifestantes autodenominados prodemocráticos.

Alrededor de 500 manifestantes, en su mayoría vestidos de negro y con máscaras faciales, marcharon con pancartas que rezaban "estamos a favor de la democracia" y "contra el fascismo" frente a un grupo más pequeño de activistas pro-Bolsonaro.

La marcha fue organizada por grupos de fanáticos de clubes de fútbol, principalmente del Corinthians, equipo que durante los últimos años del período de dictadura militar de Brasil entre 1964 y 1985 y liderado por el futbolista Sócrates, se mantuvo activo en la defensa de los derechos civiles. Pero también participaron seguidores de Palmeiras, Sao Paulo y Santos.

La policía antidisturbios no logró mantener separados a los grupos rivales y disparó gases lacrimógenos en un intento por disuadir los choques, en los que al menos tres personas resultaron detenidas, según indicaron los uniformados que intervinieron.

FRANCE24