Análisis 14-08-2018

Chile va ‘viento en popa’, pero aumenta el desempleo

“La economía de Chile va viento en popa -dice el Gobierno-, crean en nosotros”. Es un mensaje que muchos chilenos no están comprando. Solo un tercio piensa que la economía está mejorando, según un sondeo de la encuestadora local Cadem publicada ayer, desde un máximo del 53% cuando Sebastián Piñera asumió la presidencia a principios de marzo.

La encuesta indica que la población, en gran parte, ha ignorado los discursos y las apariciones televisivas del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien ha destacado el hecho que la economía está creciendo al ritmo más rápido en seis años y que la inversión está creciendo nuevamente.

En cambio, la gente está observando la tasa de desempleo más alta en casi siete años y el estancamiento de los salarios reales. A medida que el pesimismo amenaza con traspasar hacia la economía, Larraín está intensificando sus esfuerzos.

“Siempre hay un retraso. Primero tienes crecimiento económico y luego las compañías comienzan a contratar”, dijo el ministro de Hacienda en una entrevista televisiva el domingo en televisión nacional. “La economía chilena se está poniendo en pie”, agregó.

Sin embargo, aunque Larraín enfatiza lo positivo, los informes de prensa se han centrado en el cierre de plantas manufactureras en los sectores de alimentación, transporte y otras industrias. El desempleo inesperadamente aumentó a 7.2% en los tres meses hasta junio, desde el 7% un año antes. Los cierres de plantas afectan la percepción luego que Piñera presentara una candidatura con una plataforma para reactivar la débil economía chilena e impulsar la inversión.

La percepción está afectando la popularidad de Piñera. Cadem informó que la aprobación del presidente cayó al 45%.

La Prensa