Política 25-07-2018

Con la renuncia, investigación contra Álvaro Uribe pasaría a la Fiscalía

Por tratarse de hechos que no tienen que ver con su función como congresista, la Corte Suprema perdería la facultad para investigarlo.

El expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez anunció que renunciará a su cargo luego de conocer el llamado a indagatoria que le hizo la Corte Suprema de Justicia por los delitos de soborno y fraude procesal, por presunta manipulación de testigos. Si la renuncia es aceptada por el Senado, la investigación tomaría un rumbo inesperado: el alto tribunal perdería su competencia para investigarlo y el caso pasaría a ser del resorte de la Fiscalía.

La decisión final la tendrá la Corte Suprema, quien deberá definir en últimas quién seguirá investigando al expresidente por presunta manipulación de testigos. El alto tribunal deberá precisar si las presuntas actuaciones ilegales en las que habría incurrido Uribe para desviar la investigación en su contra, son hechos que tienen que ver con su función como congresista o no.

El senador Uribe Vélez tiene dos procesos en la Corte Suprema por hechos similares, manipulación de testigos, pero que habrían ocurrido en periodos de tiempo diferente. La primera investigación, que todavía es preliminar, se originó a petición de la propia Corte cuando, el pasado 16 de febrero ordenó investigarlo en el mismo auto en el que archivó un proceso en contra del senador Iván Cepeda por supuestamente acudir a las cárceles del país para buscar testigos en contra de Uribe y de su hermano Santiago Uribe.

El segundo proceso se abrió el 22 de febrero luego que la Corte obtuvo información de que personas allegadas al expresidente Uribe habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos. Allí se vinculó a Prada y ambos fueron llamados a indagatoria. Esto significa que Uribe deberá acudir a la Corte a dar explicaciones sobre esa supuesta manipulación de testigos. Además, conocerá en detalle las pruebas en su contra y podrá acudir con su abogado para refutar cada una de los señalamientos. Luego, la Sala Penal deberá resolver su situación jurídica, es decir, si le dicta una medida de aseguramiento o no. Finalmente, tendrá que decidir si lo llama o no a juicio.

El espectador