Política 30-06-2017

Con mariposas blancas Colombia cierra medio siglo de guerra con la FARC

"¡Adiós a las armas!, ¡Adiós a la guerra!, ¡Bienvenida la paz!", con esa palabras Rodrigo Londoño "Timochenko", puso fin hoy al grupo guerrillero FARC, que durante 53 años combatió al Estado colombiano, y anunció que se convertirán en partido político.
"Este día no termina la existencia de las FARC, en realidad a lo que ponemos fin es a nuestro alzamiento armado de 53 años, pues seguiremos existiendo como un movimiento de carácter legal y democrático, que desarrollará su accionar ideológico, político, organizativo y propagandístico por vías exclusivamente legales, sin armas y pacíficamente", afirmó Londoño.


En un evento copado de invitados y simbolismo, como todos los realizados alrededor de la paz colombiana, el jefe guerrillero se reunió con el presidente, Juan Manuel Santos, en zona rural de Mesetas, 242 kilómetros al sur de Bogotá, uno de los 26 lugares de agrupamiento rebelde, para concluir con el último acto del desarme de las FARC.


El francés Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, confirmó desde Mesetas la recepción y registro de 7.132 armas de las FARC de "alta calidad y operatividad", que superan al número de combatientes registrados: 6.803.
"Hoy, con pleno conocimiento de la eficacia del mecanismo tripartita (ONU-FARC-Gobierno, ndr), podemos recomendar a las Naciones Unidas que recojan las enseñanzas de la experiencia en Colombia para aplicarla en otras partes del mundo", sugirió Arnault.


"El mecanismo de monitoreo y verificación del cese al fuego y hostilidades acredita que no le fallamos a Colombia. Hoy dejamos las armas", reiteró Londoño, tras advertir que la "lucha" de su organización en adelante será para que se cumpla la paz acordada.


Advirtió que sus hombres y mujeres se tomaran "plazas y calles" del país para hacer política, "llevando nuestro mensaje de concordia y reconciliación", sostuvo.
Por su parte, Santos, quien recibió el Nobel de Paz 2016 por poner fin a medio siglo de guerra interna, le respondió a Londoño que tomaba su palabra de cambiar las balas por los discursos.
"Les tomo su palabra. Colombia entera les toma su palabra y la comunidad internacional es testigo. En adelante, como usted lo ha dicho, esa, su palabra, será su única arma. Esta es la mejor noticia para Colombia en los últimos 50 años", sostuvo el mandatario.


Reiteró que "nunca estaré de acuerdo con ustedes sobre el modelo político o económico que debe tener nuestra nación", pero "defenderé" su "derecho a expresar sus ideas dentro del régimen democrático".
En la línea con lo simbólico, Santos regaló a Londoño un fusil convertido en pala, elaborado por un artista local, mientras que las FARC obsequiaron al Presidente un cuadro con la figura central de una paloma blanca.
"Puedo decir, desde el fondo de mi corazón, que por llegar a este día, por vivir este día, por lograr este día, ha valido la pena ser presidente de Colombia", manifestó Santos, que garantizó a las FARC que cumplirá hasta la "última coma" del acuerdo de paz.


Los ahora excombatientes de las FARC permanecerán en las 26 zonas veredales que se convertirán en campamentos de transformación a la vida civil. El 1 de agosto la ONU sacará de esos lugares las armas rebeldes con las que se construirán tres monumentos en Colombia, Cuba y Estados Unidos.

ANSA