Análisis 20-04-2018

Díaz-Canel tiene como principal reto construir consenso político, según analista cubano

Construir el indispensable "consenso político" alrededor de su figura es el principal reto para el recién electo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, según el politólogo Rafael Hernández, director de la revista "Temas", publicación local dedicada a las ciencias políticas y sociales.

En entrevista con Xinhua, el analista cubano consideró que resulta determinante lograr la mayor aprobación, como quedó demostrado este jueves al conocerse que Díaz-Canel ocupa el cargo respaldado por el 99,83 por ciento de los diputados del Parlamento y avalado por la simpatía de la mayoría del pueblo.

Hernández reflexionó que el hecho de que el nuevo mandatario no pertenezca a la generación de dirigentes que luchó por el triunfo de la Revolución en 1959 y tenga 30 años menos que el ex mandatario, Raúl Castro, tiene fundamentalmente un efecto "simbólico".

"No hay que olvidar que el presidente actual ha estado en el gobierno durante muchos años, ha sido el vicepresidente primero durante cinco años, ha estado en el Buró Político del Partido Comunista durante más de 15, de manera que no es un advenedizo del que no sabemos cómo piensa ni qué va a hacer", recordó.

En este sentido, Hernández señaló que en esa trayectoria de Díaz-Canel destaca una "alta capacidad para dialogar", y la sagacidad para percatarse de los problemas del país con claridad.

"Tiene conciencia de que el poder popular tiene que funcionar de una manera más eficaz en el sentido de representar los deseos e intereses de la ciudadanía, y que esos dirigentes, tanto los del Consejo de Estado como del Poder Popular y del PCC (Partido Comunista de Cuba), tienen que dirigir dialogando con la ciudadanía", resaltó.

Esta fue precisamente una de las ideas centrales del discurso del actual mandatario ante la Asamblea Nacional más temprano este jueves, cuando llamó a "ejercer una dirección cada vez más colectiva en permanente vínculo con la población".

Al mismo tiempo, Díaz-Canel indicó que confía en el apoyo "decisivo" del pueblo cubano, sin el cual es imposible avanzar con éxito en medio de "amenazas" y "desafíos que nunca serán pocos para un país empeñado en hacer Revolución".

No obstante, puntualizó que quien continuará tomando las decisiones más importantes y trascendentes para el presente y futuro del país será Raúl Castro, acorde con su actual responsabilidad como primer secretario del PCC hasta 2021.

Rafael Hernández señaló que en el plano político está también el tema de la descentralización del Estado, proceso de redistribución de poder a todos los niveles, que exige ingentes esfuerzos y principalmente demanda un cambio de mentalidad en todas las instancias.

"Hay, además, una larga lista de proyectos de leyes que están pendientes y todavía no se han decidido. Van desde una reforma constitucional hasta una ley de pequeños y medianos empresarios, una de prensa y una electoral para hacer mucho más democrático, participativo y eficaz el modelo cubano", enumeró.

Otras regulaciones en fase de estudio serán igualmente presentadas y posiblemente aprobadas en julio venidero, cuando se realice la primera sesión plenaria de la recién constituida IX Legislatura de la Asamblea Nacional.

Dentro de ellas, están nuevas disposiciones para que profesionales puedan trabajar en el sector privado sin dejar de hacerlo en el estatal; así como legislaciones que permitan desarrollar actividades no estatales sin estar ceñidos a permisos y trámites burocráticos que los autoricen a realizar importaciones relativas a su actividad.

"Hacer que el sector no estatal funcione de acuerdo a normas que realmente se implementen, es otro reto para Díaz-Canel. Es necesario construir un sector no estatal coherente, articulado, estable, que respete las leyes y para eso las instituciones tienen que lograr implementar y aplicar las leyes", señaló Hernández.

Otro asunto que demandará de mucha inteligencia y prudencia, según el analista, es la unificación monetaria, prevista para el año en curso.

Un complejo paso heredado de la gestión de Raúl Castro, que no se resume al hecho de eliminar el peso convertible, pues abarca una unificación en la tasa de cambio, lo que dará lugar a una devaluación de la moneda y la consiguiente inflación.

"Hay que tomar medidas políticas y económicas para que los estratos de menores ingresos puedan amortiguar ese golpe, porque con toda probabilidad este año va a ocurrir la unificación cambiaria, y eso va a ser un desafío, porque es un costo para un nuevo gobierno", advirtió el investigador.

Todo esto, en medio de renovadas tensiones con Estados Unidos, luego de la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump y su persistente interés de reeditar la política de confrontación contra Cuba, que dio al traste con los propósitos de 11 administraciones norteamericanas anteriores.

Este 19 de abril, Miguel Díaz-Canel asumió la presidencia de Cuba con el 99,83 por ciento de los votos emitidos por los 604 diputados presentes en la sesión constitutiva de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional.

De igual forma, fueron nombrados Salvador Valdés Mesa, como primer vicepresidente y Ramiro Valdés, Roberto Morales, Gladys Bejerano, Inés María Chapman y Beatriz Jhonson, como vicepresidentes del Consejo de Estado de la isla.

Los restantes 24 miembros de esta instancia de gobierno fueron avalados mediante voto secreto y directo por los diputados.

En la actual composición del Consejo de Estado resalta el alto porcentaje de mujeres (48,4 por ciento) y la conjunción de jóvenes de las más diversas esferas de la sociedad y conocidos dirigentes de la denominada "generación histórica".

Este balance resulta coherente con lo planteado hoy por Raúl Castro y Díaz-Canel en sus respectivas intervenciones, al coincidir en que esta elección no es parte de una transición ajena a la historia, sino una continuidad para perfeccionar lo alcanzado "sin ceder a las presiones, sin miedo y sin retroceso".

"En esta Legislatura no habrá espacio para los que aspiran a una restauración capitalista. Esta Legislatura defenderá la Revolución y continuará el perfeccionamiento del socialismo", enfatizó Díaz-Canel.

Xinhua