Sociales 01-08-2018

El horror que no se olvida

Hoy se cumplen 14 años de la mayor tragedia civil ocurrida en el país: el incendio del Ycuá Bolaños, el 1 de agosto de 2004. Sobrevivientes y familiares de los fallecidos deben sobrellevar cada aniversario entre el desconsuelo y la injusticia.

Como cada 1 de agosto, a las 11:30, sonarán las sirenas que se han convertido en el símbolo de recordación de las casi 400 personas que fallecieron en el incendio que consumió por completo el local ubicado sobre Artigas en su intersección con la avenida Santísima Trinidad.

A las centenares de irreparables pérdidas se suman el desconsuelo y la desazón de los sobrevivientes y los familiares de los fallecidos, principalmente por la actuación de la justicia para con los responsables directos e indirectos de lo ocurrido.

Tal es el caso del propietario, Juan Pío Paiva, quien hace dos días solicitó la extinción de su pena de 12 años, alegando que ya había cumplido su condena en junio pasado. Cabe mencionar que en 2015 dejó la prisión y se le impusieron varias medidas.

Los cuestionamientos también están dirigidos al retraso en la construcción del memorial en las ruinas del siniestrado supermercado, que aún conserva parte de su edificación, lo que no hace más que revivir ese fatídico domingo 1 de agosto.

Para los trabajos se invertirán G. 14.720 millones. La obra, que debe concluir el próximo año, es financiada por la Secretaría Nacional de Cultura (SNC) y la Municipalidad de Asunción.

El homenaje se iniciará a las 8:00 con la realización de una misa y otros actos previos al momento central.

Abc color