Política 11-04-2018

​El papa Francisco reconoce "graves equivocaciones" en relación a los casos de abuso en Chile

El líder de la Iglesia Católica envió una carta a la Conferencia Episcopal de Chile en el que hace un balance del informe elaborado por El Vaticano sobre las víctimas del obispo Juan Barros.

Tras recibir el informe elaborado por su enviado, monseñor Charles Scicluna, el papa Francisco pidió disculpas por cómo se manejó en relación a las denuncias de abusos de menores en Chile. En una carta enviada a la Conferencia Episcopal del país sudamericano y leída por su presidente, monseñor Santiago Silva, el sumo pontífice reconoce que cometió "graves equivocaciones".

"En lo que me toca, reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación", aseguró Francisco y expresó que eso se debió a la "falta de información veraz y equilibrada". "Como Santo Tomás, no debemos temer la duda, sino temer la pretención de querer ver sin fiarnos del testimonio de aquellos que escucharon de los labios del señor la promesa más hermosa", dijo.

En ese sentido solicitó el perdón de "todos aquellos a los que ofendí" y añadió que esto también lo hará personalmente, "en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas".

Denuncia, controversia e investigación

Durante su gira por Chile en 2017 el papa Francisco tuvo un momento tenso cuando una periodista le preguntó por el obispo Juan Barros acusado de encubrir los abusos sexuales del exsacerdote Fernando Karadima. En ese momento el jefe de Estado del Vaticano opinó que se trataba de "calumnias". "El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar. No hay una sola prueba en contra", sostuvo.

Poco tiempo después debió hacer públicas unas primeras disculpas ante el repudio que tuvieron sus dichos de parte de las víctimas. "La palabra 'prueba' me jugó una mala pasada", y consideró que "no era la mejor para acercarme a un corazón dolorido". "Pido perdón si herí, yo hablaba de evidencia", añadió el papa, que señaló que "hay mucha gente abusada que no puede traer una prueba, no la tiene".

Ante las repercusiones del hecho, Francisco decidió impulsar una investigación propia que fue encargada al obispo de Malta, el mencionado Scicluna. Este viajó tanto a Chile como a Nueva York para entrevistarse con los denunciantes y recientemente finalizó su informe lo que motivó la carta enviada a los obispos sudamericanos.

RT