Política 17-12-2019

El Pentágono sobre el posible cierre de dos bases en Turquía: "Son una nación soberana, pero eso se convierte en un asunto de la OTAN"

El Secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, comentó el 16 de diciembre las amenazas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de cerrar la base aérea de Incirlik y la estación de radar de Kurecik para las tropas estadounidenses.

"Necesito hablar con mi homólogo de la Defensa [turca] para comprender lo que realmente significan y qué tan serias son", dijo el jefe de Pentágono a periodistas en referencia a las palabras de Erdogan, después de detallar que no había recibido ninguna información oficial y que se había enterado de las declaraciones del mandatario turco a través de la prensa.

No obstante, indicó que la OTAN tiene que prestar atención a las amenazas de Ankara si estas van a ser seguidas por decisiones políticas.

"Para empezar, son una nación soberana, por lo que tienen el derecho inherente a albergar o no bases de la OTAN o tropas extranjeras. Pero, de nuevo, creo que eso se convierte en un asunto de la alianza, de su compromiso con la alianza, si de verdad hablan en serio", señaló.

Causas del enfriamiento

El mandatario turco expresó sus amenazas el 15 de diciembre, mientras comentaba en una entrevista la resolución del genocidio armenio aprobada recientemente por el Senado de EE.UU., que reconoce los asesinatos en masa de armenios de 1915 por parte del Imperio otomano como un genocidio. Erdogan señaló que Ankara podría responder con resoluciones parlamentarias que reconocen como genocidio los asesinatos de nativos norteamericanos en siglos pasados.

Cuatro días antes, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. aprobó un proyecto de ley para imponer sanciones a Turquía por su ofensiva en el norte de Siria y la compra de los sistemas rusos S-400. Las sanciones, si son aprobadas por el Senado y promulgadas por el presidente, pueden incluir congelar los activos de Ankara, restringir las visas y limitar el acceso a créditos. En respuesta, el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, mencionó la posibilidad de impedir a EE.UU. usar las bases de Incirlik y Kurecik, anticipando la postura de Erdogan.

La base aérea de Incirlik, en el sur de Turquía, desempeñó un papel clave en las operaciones estadounidenses en Oriente Medio y, más recientemente, en la lucha contra el Estado Islámico, mientras que Kurecik, situada en el este del país, tiene instalado un sistema de radar de alerta temprana en su territorio.

RT