Política 26-11-2018

Embajador ruso en Argentina: Hezbolá no es un grupo terrorista

A días del inicio de la cumbre del G20 las tensiones sociales crecen en Argentina y ponen al descubierto las carencias en seguridad del Gobierno de Mauricio Macri.

Mucho se habló de la posibilidad que el presidente ruso, Vladimir Putin, estuviera en Buenos Aires para ver la gran final de la Copa Libertadores de Futbol entre River y Boca, permaneciendo en la ciudad hasta la cumbre del G20. De haberse concretado, lo hubieran tenido que evacuar del estadio donde el partido nunca se realizó, por incidentes entre la hinchada local, las fuerzas de seguridad y el ómnibus que trasportaba al equipo visitante.

En este contexto, estarán llegando los representantes de las 20 economías más importantes del mundo, con un Gobierno que no puede garantizar la seguridad de un partido de fútbol y que al mismo tiempo instaló un sistema represivo en el que fuerzas seguridad asesinaron a dos personas en la última semana y encarceló dos jóvenes musulmanes, sin cargos y por denuncias de una organización sionista, de tener vínculos con el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

El actual embajador de la Federación Rusa en Argentina, Dmitri Feoktistov, es uno de los máximos exponentes en seguridad de ese país. También el vicedirector del Departamento para los Nuevos Retos y Amenazas del Ministerio de Asuntos Exteriores y jefe de la División de Lucha contra el Terrorismo entre otros cargos.

Sin embargo, los hermanos Salomón permanecen detenidos, por supuestamente encontrarles imanes como estos pegados en su heladera.

HISPANTV