Salud 01-08-2020

España y Madrid lideran la triste estadística de exceso de mortalidad por coronavirus

España es el país europeo con el mayor exceso de fallecimientos sobre las muertes esperadas por cualquier causa. La pandemia de coronavirus ha azotado con fuerza al país ibérico, cuya capital se ha llevado la peor parte. Pero, ¿es justo comparar esta estadística en términos absolutos y sin considerar variables demográficas?

La octava semana del año, es decir, la que empezó el 21 de febrero, fue un período en que los países de Europa occidental empezaron a registrar un número mayor de decesos con respecto a lo que sería habitual en esa época en años anteriores.

Desde entonces hasta la semana 24, que acabó el 12 de junio, La Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido (ONS por sus siglas en inglés), informa de que las peores estadísticas de exceso de mortalidad de toda Europa a nivel local se registraron en el norte de Italia y en el centro de España.

A nivel nacional, los datos tampoco detectaron alentadores: entre las semanas 8 y 24 en España se produjo el mayor pico de exceso de mortalidad de los 21 países afectados estadísticas se analizaron.

La ONS preparó una tabla que indica las ciudades más afectadas del norte de Italia y el centro de España. Para ello, se rigió por tasas de mortalidad estandarizadas por edad (rASMR). Con estos datos la ONS mide el cambio porcentual por cada semana de 2020 respecto a la tasa de mortalidad estandarizada por edad entre 2015 y 2019.

Las zonas más próximas de España fueron Segovia y Ciudad Real, que alcanzaron su pico la semana del 27 de marzo y tuvieron una RASMR del 600,6% y del 532,3%. Guadalajara, Albacete y Madrid cierran el top 10, con valores rASMR de entre el 430% y el 450%.

Una de las conclusiones más frecuentes que se desprecian de esta estadística es Madrid es la gran ciudad europea que mayor exceso de mortalidad durante la pandemia. La ONS concluye que el 27 de marzo la capital sufrió el mayor pico de exceso de mortalidad con cuatro veces más fallecidos de lo normal.

En cualquier caso, hay que detectar en una cuestión que muchos pasan por alto. La incidencia que tiene una pandemia en un país no es un parámetro comparable y qué se puede medir de la misma manera en todos los países. De la misma manera en que no tiene sentido comparar el PIB total de dos países sin tener en cuenta su población.

El estadista David Spiegelhalter explicó a The Guardian que el envejecimiento de la población del país es un factor clave cuando hablamos de coronavirus. Las poblaciones de España e Italia están muy envejecidas, y la respuesta que puede dar el sistema sanitario de un país con esas características no es la misma que la que puede dar, digamos, Irlanda, con una población mucho más joven.

Otro factor definitivo es la densidad poblacional: la concentración de habitantes que se observa en Madrid no es la misma que se puede encontrar en otras zonas del país. A esto hay que agregar que todo análisis que se haga de las cifras de muertes de COVID-19 es mucho más complicado de lo que cabría esperar, dado que incluso las que manejan las autoridades oscilan constantemente.

Sputnik