Análisis 06-05-2019

Estados Unidos despliega portaaviones y bombarderos ante acciones ‘preocupantes’ de Irán

Estados Unidos desplegó en el Medio Oriente el portaaviones USS Abraham Lincoln y una fuerza de tareas de bombarderos en respuesta a una “serie de indicaciones y advertencias preocupantes y escalonadas” de Irán, dijo el domingo el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton.

Un funcionario estadounidense con conocimiento directo de la situación dijo a CNN que las amenazas eran contra las fuerzas marítimas y terrestres de EE.UU. en la región. Los despliegues están dirigidos específicamente a disuadir cualquier acción militar iraní, agregó el funcionario.

En una declaración escrita emitida por la Casa Blanca, Bolton dijo que Estados Unidos desplegó el portaaviones USS Abraham Lincoln y una fuerza de tareas de bombarderos en la región del Comando Central de Estados Unidos en el Medio Oriente “para enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque a los intereses de Estados Unidos o a los de nuestros aliados serán enfrentados con una fuerza implacable”.

“Estados Unidos no está buscando una guerra contra el régimen iraní, pero estamos completamente preparados para responder a cualquier ataque, ya sea por subsidiarios, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica o las fuerzas regulares iraníes”, continuó la declaración.

Dos funcionarios estadounidenses le dijeron a CNN que las declaraciones públicas están dirigidas a disuadir a Irán. No hay indicios de que ninguna acción por parte de Irán sea inminente.

En comentarios hechos el domingo por la noche, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo que el despliegue ha estado en proceso “durante un tiempo”.

“Haremos responsables a los iraníes por los ataques a los intereses estadounidenses. Y el hecho de que … si esas acciones se llevan a cabo, si lo hacen mediante un tercero, un grupo de milicias chiítas, los hutíes o Hezbollah, haremos al liderazgo iraní directamente responsable de eso”, dijo Pompeo.

El anuncio de EE.UU. se produce poco después de varios eventos recientes que han aumentado las tensiones entre Washington y Teherán, dijo Nishank Motwani, profesor invitado de la Escuela de Diplomacia de Asia-Pacífico en Australia.

Entre ellos, la designación por parte de EE.UU. del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, la institución militar más poderosa de Teherán, como una organización terrorista, y la respuesta de Irán con la misma designación para el Comando Central de EE.UU., que supervisa la región de Medio Oriente.

Asimismo, con la eliminación por parte de EE.UU. de las exenciones para que algunos países compren petróleo iraní y eviten las sanciones estadounidenses, dijo Motwani.

Sobre el tema del petróleo, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, dijo hace dos semanas que Irán continuaría vendiendo su petróleo en los mercados mundiales y que Estados Unidos no debería tratar de detenerlo.

“Si Estados Unidos toma la loca medida de tratar de evitar que hagamos eso”, dijo Zarif, “entonces debería estar preparado para las consecuencias”.

En ese momento, oficiales de seguridad de EE. UU. expresaron su preocupación de que Teherán podría responder de manera asimétrica dirigiéndose a las instalaciones y el personal estadounidense en todo el Medio Oriente.

Pero Motwani dijo que sería una mala idea para Teherán.

“No creo que a Irán le interese aumentar las tensiones. Le daría a Estados Unidos una razón para enfrentarlo”, dijo.

CNN