Política 07-02-2020

Excongresista fugada de Colombia se declara "perseguida política" de Iván Duque tras su captura en Venezuela

La excongresista colombiana, Aida Merlano, le pidió disculpas a Venezuela por su ingreso de una manera ilegal al país, pero aseguró que su "desesperación" la llevo a "buscar refugio", pues se considera "perseguida" por el presidente Iván Duque, a quien señaló de tener "la intención de asesinarla".

Merlano, quien cumplía pena en un recinto penitenciario en su país, estaba prófuga de la justicia luego de haber escapado por la ventana de un consultorio médico donde se sometía a un tratamiento odontológico en octubre del año pasado. Hace una semana las autoridades venezolanas la capturaron en el fronterizo estado Zulia y, este jueves, la excongresista aseguró que su fuga había sido "organizada por la clase dirigente de Colombia con la colaboración del exvicepresidente, Germán Vargas Lleras".

Desde el Palacio de Justicia de Venezuela, en Caracas, y frente a periodistas de diferentes países, Merlano aseguró que fue condenada "por un delito que no cometió", tras "un allanamiento viciado", donde la Fiscalía y miembros de la Policía colombiana "sembraron pruebas" que la incriminaron en delitos como porte de armas, concierto para delinquir, entre otros.

Según la excongresista, esta "conspiración" fue dirigida por el exvicepresidente Vargas Lleras, con ayuda del exfiscal Néstor Humberto Martínez, a quien acuso de ser "la cuota política" de Odebrecht para garantizar que todas las contrataciones fuesen destinadas a los empresarios que financian a distintos parlamentarios de derecha.

"Todo fue un montaje para quitarme del paso, inhabilitarme y guardarme en prisión (…) porque sabían que yo tenía pruebas contundentes para demostrar la corrupción que existe en mi país", sostuvo Merlano.

¿Por qué ella?

Aida Merlano, quien tuvo una larga relación sentimental con Julio Gerlein —cabeza de Valorcon, una de las empresas contratistas más importantes del país—, aseguró había tratado de cambiar la política tradicional que los Gerlein venían haciendo durante muchas décadas en la región Caribe con la "compra y venta de votos".

Según su testimonio, la iniciativa "fue generando mucho malestar entre los Gerlein y los Char, quienes hoy tienen el poder absoluto de la región Caribe porque se han comprado a toda la clase política".

La colombiana acusó a los integrantes de las familias Gerlein y Char de ser los "mayores financiadores de las campañas políticas de los últimos 20 años, desde la primera presidencia de Álvaro Uribe Vélez", y dijo que tenía pruebas. Por eso, se consideró un "objetivo militar" cuando decidió lanzarse como senadora "de forma independiente".

Tras su detención en Colombia, contó Merlano, Char se ofreció a ayudarla para que le quitaran los cargos, a cambio de su silencio. "Los llamé para decirles que iba a declarar en contra de ellos aunque no obtuviera ningún beneficio, entregué pruebas contundentes para demostrar mi inocencia, pero todo me fue negado porque estoy segura que hasta los magistrados fueron sobornados para hundirme".

Luego, la excongresista afirma que intentó lograr un acuerdo con la Corte, pero asegura que no la quisieron escuchar. "Luego me enviaron a un abogado de la familia Char, quien me explicó que habían planificado mi fuga, pero yo sé que el objetivo de esa fuga era asesinarme luego".

La fuga

La excongresista —condenada a 15 años de cárcel por la compra ilegal de votos para las elecciones parlamentarias de 2018—, se fugó en octubre del año pasado. Sin embargo, ella asegura que "no estaba fugada" sino "secuestrada".

"Muchos días después de la fuga es que yo me escapo de una finca a las afueras de Valledupar, donde me tenían secuestrada. Uno de los captores me dijo que pretendían asesinarme y enterrarme en una fosa común. Cuando yo me escapo de esa finca es que Duque aumenta la recompensa ofrecida para mi captura, él lo sabia", dijo Merlano, quien relató que durante su supuesta retención fue víctima de abusos.

"Él (Duque) y la familia Char y Gerlein tienen intereses en común, si yo hablo, sabe que va a caer él, Santos, media clase política y el Partido Conservador completo", expresó, al tiempo que aseveró que el gobierno de su país había armado un montaje para hacerle creer a la prensa que ella había comprado unos boletos para Barbados. "Querían mostrar que me fugué y estaba en una isla paradisíaca disfrutando de la vida con otra identidad, pero la verdad es que iba a estar enterrada en una fosa común".

Solicitud de ayuda

Por último, la exsenadora colombiana le pidió al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que "por favor la ayude". "Si este caso se debe llevar a tribunales o instancias internacionales, que por favor me ayude porque yo soy víctima de Duque, sé lo que tramaron en mi contra, me expusieron a cosas terribles en la finca donde me secuestraron", manifestó entre llanto.

"Tengo miedo al gobierno colombiano y a la clase política que busca mi muerte. Si algo le pasa a mi familia en Colombia, que se sepa que los únicos responsables son el gobierno, la familia Char y la Gerlein", finalizó.

Reacciones

Ante esto, la ministra de Justicia de Colombia, Margarita Cabello, aseveró que las declaraciones de Merlano "carecen de todo fundamento, son oportunistas y son una fabricación" del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, para supuestamente atacar "la honra" del presidente Duque y las instituciones colombianas.

"El régimen dictatorial de Nicolás Maduro, en lugar de estar produciendo este show mediático, debe entregar inmediatamente a la señora Aída Merlano a las autoridades nacionales para que cumpla su condena en Colombia", agregó la ministra, en declaraciones desde la Casa de Nariño, junto al director de la policía, general Óscar Atehortúa.

La petición de la ministra colombiana es un cambio en la postura de Bogotá, puesto que tras la captura de la excongresista en territorio venezolano, el Ministerio de Justicia de Colombia informó que la solicitud de extradición de Merlano se tramitaría ante el diputado opositor Juan Guaidó, ya que "Colombia no reconoce y por ende no tiene relaciones diplomáticas" con el gobierno de Nicolás Maduro.

Cabello, quien omitió este hecho, recordó que "enterado el ministerio de Justicia de la fuga de Merlano, se ordenó el relevo del director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, y se ordenó la destitución de la directora del centro de reclusión El Buen Pastor".

Por su parte, el expresidente colombiano, Álvaro Uribe Velez, quien también salió salpicado en las declaraciones de Merlano, afirmó que así como se interroga a Aída Merlano en Caracas, "también deberían pedir que se interrogue a Farc, ELN y a tanto bandido allá protegido".

RT