Política 07-01-2019

Fracasa en Gabón un intento de golpe de Estado militar

Un intento de golpe de Estado llevado a cabo por un puñado de soldados fracasó este lunes en Gabón, cuyo presidente, enfermo, está ausente del país desde hace dos meses y medio, y donde el ejecutivo se limita a gestionar los asuntos corrientes.

Por primera vez en la historia de Gabón, un grupo de militares insurrectos había leído este lunes a las 06H30 horas (05h30 GMT) un mensaje en la radiotelevisión pública anunciando la creación de un Consejo Nacional de Restauración frente a la ausencia del presidente Ali Bongo, hospitalizado en Marruecos.

Pocas horas más tarde, la tranquilidad había vuelto y la situación quedaba bajo control, según el portavoz del gobierno Guy-Bertrand Mapangou.

"La tranquilidad ha vuelto, la situación está bajo control" dijo a la AFP el portavoz. Agregó que del comando de cinco militares que tomaron el control de la radiotelevisión nacional en la madrugada del lunes llamando a una sublevación "cuatro fueron detenidos y uno está fugado".

Las fuerzas de seguridad fueron desplegadas en la capital y permanecerán en ella los próximos días para mantener el orden, informó el portavoz.

La AFP constató el despliegue de la guardia republicana en torno al edificio de la Radiotelevisión Gabonesa (RTG). El portavoz gubernamental indicó además que las fronteras del país siguen abiertas.

Por su parte la Unión Africana (UA) condenó "firmemente" la intentona golpista. "Reafirmo el rechazo total de la UA de cualquier cambio inconstitucional de poder" tuiteó el presidente de la comisión de este organismo, Musa Faki Mahamat.

El 24 de octubre, el presidente Bongo, que estaba en Arabia Saudita, sufrió un accidente cerebrovascular y fue hospitalizado en Riad, donde recibió tratamiento durante un mes. Luego fue trasladado a Rabat (Marruecos), donde sigue en convalecencia.

Desde hace dos meses las autoridades solo han dado información parcial sobre la salud del presidente, alimentando todo tipo de rumores.

- "Salvar del caos" -

Los militares insurrectos que habían lanzado el mensaje por la radiotelevisión invitaron a sus ciudadanos a "hacerse con el control de la calle".

"Todos los hombres de rango y suboficiales" deben procurarse "armas y municiones" para "tomar el control" de los puntos estratégicos en todo el país de edificios públicos y aeropuertos, según su mensaje.

Los militares pidieron también a la población su apoyo para "salvar a Gabón del caos".

El mensaje fue leído por un militar, rodeado de otros dos, que se presentó como teniente Ondo Obiang Kelly, de la Guardia Republicana. Dijo presidir un Movimiento Patriótico de Jóvenes de las Fuerzas de Defensa y Seguridad de Gabón (MPJFDS), hasta ahora desconocido.

El 31 de diciembre, el presidente Bongo, debilitado, tomó la palabra desde Rabat por primera vez desde su hospitalización. Su declaración con motivo del Año Nuevo fue calificada de "vergüenza" por los militares del MPJFDS.

El presidente gabonés sucedió en 2009 a su padre, Omar, al morir éste, y fue reelegido en 2016, en comicios cuestionados por la oposición. Omar Bongo dirigió Gabón, un país petrolero, desde 1967 hasta su fallecimiento.