Política 07-01-2021

​Gobierno británico contrató por un millón de dólares a Efecto Cocuyo como “mercenarios del periodismo”

El gobierno del Reino Unido ha utilizado durante mucho tiempo los medios de comunicación y periodistas, a quienes financia ilegalmente para socavar a líderes extranjeros y movimientos políticos que considera una “amenaza” para los intereses comerciales británicos. En Venezuela, un estudio reciente publicado por la página web de Globovisión da cuenta que Efecto Cocuyo ha sido contratado por un millón de dólares como “mercenario del periodismo” y atacar al Gobierno Bolivariano.

Así lo revela un estudio divulgado originalmente por un medio británico, Daily Maverick (o Declassified-UK), que desnuda un proyecto de promoción de supuesto periodismo de investigación independiente en América Latina, pero que en realidad cubre furtivamente a Venezuela financiando y pagando a medios criollos como “Efecto Cocuyo” y otros que se han declarado opositores al presidente de la República Bolivariana de Veenzuela, Nicolás Maduro.

En respuesta a una solicitud de libertad de información tramitada por los encargados del sitio web inglés, la cancillería británica se vio obligada a entregar datos que revelan cómo, entre enero de 2016 y septiembre de 2018, financió al medio venezolano “Fundación Efecto Cocuyo”, así como al Instituto Radiofónico Fe y Alegría y al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

En los documentos, se demuestra que mientras recibía fondos del Gobierno británico, Efecto Cocuyo se asoció con dos organizaciones británicas, Bellingcat y Forensic Architecture, para ahondar y “pedir más pruebas” sobre el fallecimiento de Óscar Pérez durante un enfrentamiento con la policía venezolana, mediante artículos periodísticos supuestamente independientes.

Pérez fue el funcionario policial que se robó un helicóptero de la policía el 27 de junio de 2017, para lanzar explosivos sobre varios edificios gubernamentales en el centro de Caracas, ataques terroristas que varios medios capitalinos mostraron como “heroicos”.

En julio de 2019, la editora de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, habló en el evento “Global Conference for Media Freedom” del Gobierno del Reino Unido en Londres.

El entonces secretario de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, al dirigirse a la conferencia, dijo que Reyes “ha desafiado al régimen de Maduro al cofundar un sitio web de noticias independiente, Efecto Cocuyo”, sin mencionar los enlaces del medio digital con el Gobierno británico.

Declassified reveló recientemente que una unidad secreta de propaganda de la Guerra Fría, llamada Departamento de Investigación de la Información (IRD), intentó evitar que el socialista chileno Salvador Allende ganara las elecciones presidenciales de 1964 y 1970.

Los archivos desclasificados también revelan que durante la dictadura brasileña de 1964-1985, el IRD “cultivó asiduamente” a uno de los principales editores de izquierda de Brasil, Samuel Wainer.

Aunque la unidad se cerró en 1977, han seguido con el patrocinio a “proyectos periodísticos” en América Latina.

Igual que la NED

El apoyo británico a los proyectos de medios en Venezuela, parece reflejar el que hace el Fondo Nacional para la Democracia de los Estados Unidos (NED). Según sus relatos, la NED ha financiado proyectos de “libertad de información” en Venezuela destinados a fomentar una “mayor comprensión de los efectos secundarios de la corrupción y la actividad criminal venezolanas” en un trabajo con “periodistas de investigación y organizaciones asociadas”.

Un proyecto NED 2017, con un presupuesto de más de 60.000 dólares, tiene como objetivo “aumentar la transparencia y la rendición de cuentas en los procesos de contratación pública venezolana. Y fomentar la colaboración con periodistas de toda la región”.

El grupo por la libertad de los medios, Reporteros sin Fronteras, que también es financiado por la NED, señala: “El presidente de Venezuela desde 2013, Nicolás Maduro, persiste en tratar de silenciar a los medios de comunicación independientes y mantener la cobertura de noticias bajo control constante”.

Agrega: “El clima para los periodistas ha sido extremadamente tenso desde el inicio de una crisis política y económica en 2016, y se ve agravado por las frecuentes referencias de Maduro a la ‘guerra mediática’ en un intento de desacreditar las críticas de los medios nacionales e internacionales a su administración”.

Fortalecer “democracias”

Los documentos obtenidos por Declassified también muestran que la Fundación Westminster para la Democracia – el brazo de “promoción de la democracia” de Gran Bretaña – ha ejecutado programas en y contra Venezuela.

La Fundación Westminster para la Democracia (WFD), es una organización mayoritariamente financiada por el Gobierno del Reino Unido, y ha gastado más de 750.000 libras esterlinas (1.020.750 dólares) para “fortalecer la democracia” en Venezuela desde 2016, según documentos obtenidos por Declassified.

La WFD afirma ser “la organización más eficaz que comparte la experiencia democrática del Reino Unido”, pero sus operaciones están envueltas en secreto.

Existe un proyecto, lanzado el verano pasado y destinado a “influir” en la agenda de los medios en el país. Se afirma que el objetivo de este nuevo proyecto es la creación de una “nueva plataforma que fortalezca la organización de los medios en toda la región y proporcione a los periodistas una plataforma en la que puedan colaborar y construir historias regionales”.

La literatura del programa señala que los solicitantes seleccionados deben demostrar “una capacidad para vincularse y, en última instancia, influir en las agendas de los medios de comunicación locales y nacionales”.

Pero se les advierte que “el gobierno británico – y su dotación de recursos del proyecto – no debe ser referido expresamente o vinculado a los resultados individuales del proyecto (es decir, nodebe ser mencionado en los artículos ni eventos, etc.)

Fuente: VTV