Política 13-11-2018

"Gobierno de Colombia no quiere diálogo con Venezuela sino sus riquezas"

La negativa del Gobierno de Colombia a establecer un diálogo con su par de Venezuela obedece al interés que tiene en derrocar al presidente Nicolás Maduro para beneficiarse de los recursos naturales de este país caribeño, dijo a Sputnik la oficialista venezolana María Alejandra Díaz.

"Colombia tiene muchos intereses en los recursos naturales venezolanos y esa es la razón fundamental por la cual no hay diálogo, ¿por qué?, porque a ellos les interesa que caiga el Gobierno revolucionario", dijo Díaz, que integra la Asamblea Nacional Constituyente, conformada solo por delegados oficialistas y no reconocida por la oposición.

El canciller venezolano Jorge Arreaza rechazó la política del Gobierno de Colombia con relación a Venezuela y responsabilizó a Bogotá de la falta de comunicación entre ambas naciones.

"Colombia ha decidido romper comunicación con el Gobierno legítimo de la República Bolivariana de Venezuela; es una irresponsabilidad que los cancilleres de dos países con una dinámica tan fuerte no nos comuniquemos", señaló Arreaza.

El Israel de América Latina

Díaz tachó a Colombia de ser el principal aliado de Estados Unidos en América Latina para atacar a Venezuela, y la comparó con Israel.

"El Gobierno colombiano sabe que para el año 2019 tienen un problema muy serio con el tema energético, se les agota el gas, el petróleo y la fuente segura es Venezuela (…); en la medida en que el Gobierno venezolano sea derrumbado, puede hacerse más fácilmente de los recursos con sus aliados estratégicos, como Estados Unidos e Israel", dijo.

Además, Colombia y sus distintos gobiernos, indicó la asambleísta, han intentado desestabilizar a Venezuela desde el inicio de la Revolución Bolivariana en 1999, con la llegada al poder de Hugo Chávez (1999-2013).

"Sin duda alguna Colombia juega un papel fundamental en la desestabilización del Gobierno revolucionario, no desde ahora, desde que llegó Chávez (a la presidencia), a mí no me extraña absolutamente porque es histórico", sostuvo.

Toma de posesión en la mira

De cara al próximo 10 de enero, cuando el presidente Nicolás Maduro comience su segundo periodo presidencial (2019-2025), es posible que se incrementen las presiones externas hacia Venezuela, según Díaz.

"Es parte del plan, no lo podemos ver como simple accidente o provocaciones (…) eso es parte de la estrategia, así que a mí no me extrañaría que de aquí al 10 de enero aumenten las presiones sobre Venezuela y que después de allí se dedicarán a no reconocer al Gobierno venezolano y a creerse con la autoridad moral y militar de invadirnos", aseguró.

Díaz, abogada de profesión, sostuvo que la mayoría de los planes que se hacen contra el Gobierno de Maduro tienen a Colombia como punto de partida o de planificación.

"No es casual. ¿Desde dónde se están haciendo las reuniones del Tribunal Supremo de Justicia nombrado por la Asamblea Nacional (parlamento unicameral, de mayoría opositora) en desacato?, ¿desde dónde se financió y planificó el magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro?, desde Colombia", sentenció.

Colombia y Venezuela llevan casi dos décadas de relaciones tensas, aun cuando Caracas participó en el proceso de paz entre Bogotá y la ahora disuelta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Desde las protestas contra el Gobierno de Maduro registradas entre abril y agosto de 2017, las relaciones con Bogotá empeoraron.

El actual presidente colombiano Iván Duque aseguró que bajo su Gobierno no habrá embajador ante Venezuela mientras en ese país gobierne Maduro.

Además, Venezuela ha denunciado que Colombia lidera un esfuerzo internacional para presionar a la administración de Maduro con el objeto de facilitar nuevas elecciones y generar una "transición democrática".

SPUTNIK