Mundo 26-02-2020

Gobierno de España inicia diálogo con separatistas catalanes

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y su par de Cataluña, Quim Torra, celebran hoy la primera reunión de la mesa de negociación que buscará avanzar en una solución al conflicto secesionista en esa región nororiental.

Desde su llegada al poder en enero al frente de un ejecutivo de coalición Sánchez Desde su llegada al poder en enero al frente de un ejecutivo de coalición, Sánchez ratificó su decisión de reconducir el enquistado diferendo político con Cataluña, región que en octubre de 2017 abanderó una frustrada tentativa de separarse de este país europeo.

El mandatario se pronunció en esos términos durante una reciente reunión del Comité Federal de su formación, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Superar el conflicto que divide a los catalanes entre sí y que tensiona lógicamente las relaciones entre Cataluña y el conjunto del país es fundamental para seguir avanzando', subrayó ante el máximo órgano entre congresos de la centenaria agrupación socialdemócrata.

Aclaró, sin embargo, que la atención a la grave crisis secesionista en la próspera comunidad autónoma (región) no irá en detrimento de otras necesidades sociales y territoriales apremiantes.

El secretario general del PSOE, que encabeza junto a la alianza izquierdista Unidas Podemos el primer Gobierno de coalición de la democracia española, insistió en que la solución al problema catalán pasa indefectiblemente por el diálogo.

A su juicio, una gran mayoría de ciudadanos en España y Cataluña no soportan prolongar por más tiempo el recelo, la enemistad y la desconfianza y quieren, en cambio, 'superar la polarización y exigen el reencuentro'.

'La solución política es la solución dialogada. El no diálogo es la no política. Es lo que hemos sufrido durante la última década', enfatizó el líder socialista, en una velada crítica a la anterior administración del conservador Partido Popular (PP).

Sánchez llamó a los suyos a superar la dialéctica estéril que, en su opinión, entablaron los partidos independentistas catalanes y las formaciones de la derecha.

Unos (los separatistas) por dibujar una España que se comporta 'como potencia despiadada y opresora frente a unos territorios desatendidos y sometidos', y quienes recelan de cualquier diversidad como amenaza y tienen una visión uniforme de España, en alusión a la derecha.

Incidió en la necesidad de superar esa dialéctica estéril e iniciar un nuevo camino de diálogo para el reencuentro. El jefe del Gobierno reconoció que no será un camino fácil ni con frutos en el corto plazo, pero remarcó que es el único viable para resolver un diferendo que 'divide a los catalanes y tensiona al conjunto de España'.

'Hoy se produce un hecho importante después de 10 años de desencuentros', remarcó Sánchez este miércoles en alusión a la constitución en Madrid de la mesa de negociación con las fuerzas independentistas que integran la Generalitat (autogobierno catalán).

PRENSA LATINA