Mundo 10-10-2017

Greenpeace alerta sobre la seguridad de las centrales nucleares en Francia

Expertos comisionados por la organización ecologista Greenpeace alertaron en un informe revelado este martes sobre los fallos en la seguridad de las centrales nucleares en Francia, expuestas a ataques o actos malintencionados.

Los siete expertos de Francia, Alemania, Reino Unido y EEUU, especialistas de seguridad nuclear, se interesaron en particular en la capacidad de resistencia de las piletas de almacenamiento del combustible nuclear usado. Un mismo análisis se llevó a cabo en las centrales belgas de Doel y Tihange.

El parque nuclear francés, que cuenta 58 reactores en actividad, es el segundo más importante del mundo en potencia, detrás del de EEUU, y garantiza el 75% de la producción de electricidad en Francia.

Por razones de seguridad, la versión completa del informe comisionado por Greenpeace no será publicada, sino que será entregada este martes a responsables franceses a cargo de los temas de defensa y seguridad.

Los expertos estiman que, de haber ataques, "en el tipo de estructuras y equipamientos de las construcciones de almacenamiento del combustible en piscinas, los daños conducirían a hipótesis temibles".

Greenpeace indica en un comunicado que "el edificio del reactor está protegido por un edificio de contención reforzado, pero las piscinas de combustible usado no están protegidas". "Se trata sin embargo de edificios que contienen la mayor radiactividad de las centrales nucleares", agrega la organización.

En total, Francia tiene 63 piscinas de combustible usado. Greenpeace acusa al grupo francés EDF, que gestiona las centrales francesas, de no haber "procedido a reforzar" las piscinas a pesar de varios informes anteriores e incluso el sobrevuelo de las centrales, repetido y aun sin explicación, por drones.

"Hay que romper la ley del silencio sobre los riesgos de las centrales nucleares. EDF, que explota las centrales, no puede ignorar esta situación. Debe imperativamente afrontar este problema de seguridad efectuando los trabajos necesarios para hacer seguras las piscinas de almacenamiento del combustible usado", estimó Yannick Rousselet, de Greenpeace.

AFP