Mundo 18-09-2017

Guerras y clima provocan aumento de hambre en el mundo

El hambre en el mundo ha vuelto a aumentar: tras una constante baja a lo largo de los últimos diez años, en el 2016 el fenómeno ha crecido y afecta al 11% de la población mundial, dato equivalente a 815 millones de personas, 38 millones más que en el 2015.

Así lo destacó el informe "El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017" preparado por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) conjuntamente -por primera vez- junto a otras dos agencias del sector, el Fondo internacional para el desarrollo Agrícola y el Programa Alimentario Mundial.

Las 38 millones de personas que se suman a esta estadística y pasan ahora hambre "son el resultado en gran parte de la proliferación de conflictos violentos y de los shock climáticos". En otras palabras, los resultados alcanzados en la lucha contra el hambre han disminuido por el aumento de la proliferación de los conflictos armados, los cambios de clima que generan carestías y sequías, las crisis económicas.

Se trata de un conjunto de causas que está "hambreando" al mundo, señalan los expertos.

"Entre 2005 hasta 2016, gran parte de las regiones ha conseguido disminuir el retraso del crecimiento, reduciéndose su tasa más rápidamente en Asia y en América Latina y el Caribe", destacó el estudio. Las tres agencias estudiaron por otra parte las diferentes formas de malnutrición que afecta a millones de niños.

Alrededor del planeta hay 122 millones de pequeños que viven en países en guerra, mientras otros 52 millones sufren de un constante agotamiento crónico.

La otra plaga que afecta a muchos países es la obesidad: son obsesos 641 millones de adultos, el 13% del total mundial, mientras que hay 613 millones de mujeres que sufren de anemia, equivalente al 33% del total.

Estos últimos fenómenos constituyen la otra cara de la inseguridad alimentaria, que es a su vez el resultado de los cambios de hábitos en la mesa debido a las crisis económicas.

"El esfuerzo que debemos hacer para el 2017 es aumentar las acciones humanitarias y los instrumentos para impulsar el desarrollo, creando una sinergia positiva. No lograremos terminar con el hambre antes del 2030 si no afrontamos todos los factores que atentan contra la seguridad alimentaria", indicó el Director General de la FAO, Jose' Graziano de Silva.

ANSA