Análisis 18-10-2017

​Islas buscan respuestas al cambio climático

Expertos del Caribe buscan hoy respuestas en La Habana al cambio climático, gran sospechoso de causar la secuela reciente sobre el Caribe de huracanes surgidos frente a las costas de África, uno de ellos amenazando a Europa.

Un curso-taller al que asisten especialistas de Haití, Jamaica, Bahamas, Trinidad Tobago, Santa Lucia, St Kitts y Nevis, San Vicente y Granadinas y Cuba, además de expertos internacionales, posibilita "intercambios sobre herramientas para la gestión de riesgos de desastres, la adaptación al cambio climático y la capacidad de asimilación de comunidades y ecosistemas", según los organizadores.

Es un tema específico el análisis de programas que prevengan y reduzcan los inevitables fenómenos que sufre el área caribeña atribuidas al calentamiento planetario. La agenda estudia el cambio como un fenómeno global. Las islas fueron golpeadas por los huracanes Irma y María durante esta temporada ciclónica del Atlántico que aún no ha terminado. Se prolongará aún por el resto de octubre hasta el 30 de noviembre. Hasta inicios de este octubre más de tres millones de personas estaban aún sin gas, electricidad y agua potable en el Caribe por causa de esos ciclones. Ocurrieron decenas de muertes. Estimados no oficiales indican pérdidas por miles de millones de dólares.

Las tormentas que asolaron mares caribeños en septiembre se formaron por condiciones meteorológicas proclives cerca de las costas africanas y tuvieron trayectorias que los llevaron al Caribe e incluso al sur de Estados Unidos, como el caso del Harvey en agosto.

Uno de esos ciclones, el Ofelia, categoría dos, rompió sin embargo el patrón y hasta el fin de semana pasado condiciones favorables lo llevaron con vientos de 120 kilómetros por hora a acercarse a Irlanda y al Reino Unido, no sin antes amenazar las islas Azores, posiciones de Portugal.

Los huracanes que llegan a alcanzar tierra europea son poco comunes porque para que avancen tan al norte es necesario que en esa zona exista agua a más de 26 grados centígrados de temperatura. El Ofelia, que sobrevivía aún el lunes en aguas muy al norte en el Atlántico, parece demostrar lo extraordinario de la temporada ciclónica actual, la cual tendrá aún un mes de vigencia.

Un caso de "globalidad" del combate contra el cambio climático fue expuesto por especialistas en el encuentro en marcha en La Habana y citado por una revista local.

Catorce países africanos están plantando millones de árboles para crear una enorme barrera verde alrededor del desierto del Sahara y poder frenar el impacto del cambio climático, que en este caso es la erosión de tierras cultivables debido a la sequía.

El costo de ese programa es de alrededor de siete mil millones de euros y además de buscar aliviar los efectos del cambio climático, también trata de retrasar la desertización de tierras trabajadas por agricultores locales. El proyecto se denomina Gran Muralla Verde y tendrá ocho mil kilómetros de largo, 15 kilómetros de ancho y atravesará 14 países africanos, según describió la prensa local.

Al curso-taller asisten funcionarios de organizaciones regionales como Agencia de Gestión de Emergencias de Desastres del Caribe, la Organización Nacional para el Manejo de Emergencias, la Defensa Civil, la Agencia de Medio Ambiente y la Organización Internacional para las Migraciones.


ANSA