Mundo 24-04-2018

​La comunidad internacional advierte sobre un desastre humanitario en Siria

Naciones Unidas urgió este martes a la comunidad internacional a prevenir un nuevo desastre humanitario en el bastión rebelde sirio de Idlib, en una nueva conferencia de donantes en Bruselas.

La reunión es a favor de los 5 millones de refugiados sirios en los países vecinos y los 6,1 millones de desplazados internos.

"Nos preocupaba y nos sigue preocupando desde un punto de vista humanitario Idlib, ya que Idlib es el nuevo gran reto: 2,5 millones de personas", indicó El enviado de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, durante una rueda de prensa conjunta con la representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en Bruselas.

"Y evidentemente no podemos creernos que todos son terroristas. Hay mujeres, niños, civiles", agregó el responsable de la ONU al hacer un llamado para que "Idlib no se convierta en el nuevo Alepo, o en la nueva Guta Oriental, porque las dimensiones son completamente diferentes", visto el tamaño de esta provincia.

La provincia de Idlib, fronteriza con Turquía, está en parte en manos del grupo yihadista Tahrir al Sham, en el que predomina la otrora rama siria de Al Qaida.

Muchos insurgentes y sus familias partieron recientemente a esta provincia desde Guta Oriental, cerca de Damasco, un exenclave rebelde reconquistado por el régimen y escenario de un presunto ataque químico en abril.

La conferencia de donantes de Bruselas también tiene como objetivo impulsar las negociaciones políticas en Ginebra, bajo los auspicios de la ONU y hasta ahora infructuosas.

Mogherini y el enviado de la ONU llamaron así a Rusia, Irán y Turquía -involucrados por su parte en el proceso de negociación de Astaná- a hacer mucho más para alcanzar un alto el fuego en Siria.

"El mensaje principal es que Siria no es un juego de ajedrez, no es un juego geopolítico", lamentó Mogherini.

Siria, "la mayor crisis del mundo" -

En la apertura de la conferencia, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi fue enfático: "Asistimos a uno de los mayores fracasos políticos del principio del siglo XXI", dijo. "Es la mayor crisis del mundo", subrayó.

"Naciones Unidas agotó sus recursos", advirtió por su parte Mark Lowcok, responsable de asuntos humanitarios y de rescates de emergencia de la ONU.

Los organizadores de la conferencia esperan movilizar 9.000 millones de dólares (7.300 millones de euros). Para la ayuda humanitaria en Siria se requieren 3.500 millones de dólares (2.800 millones de euros) y otros 5.600 millones (4.500 millones de euros) para apoyar a los refugiados en los países vecinos, precisó Lowcock.

"Las promesas de donaciones serán un indicador del compromiso internacional", subrayan los responsables europeos en Bruselas. Se trata de la séptima conferencia anual sobre el futuro de Siria, movilizando a países donantes, oenegés humanitarias y agencias de la ONU.

"Pero constatamos que se está instalando una cierta laxitud, y Siria no es el único país al que hay que aportar ayuda humanitaria", lamentaron los representantes de la Unión Europea (UE).

En la conferencia se esperaban 85 delegaciones, pero la mirada está puesta en los representantes de Rusia e Irán, los dos apoyos políticos y militares del régimen sirio, el gran ausente en Bruselas, al igual que la oposición.

La reunión tiene lugar en un momento en que el equipo de expertos internacionales investiga el presunto ataque químico del 7 de abril contra el bastión rebelde de Duma, en los alrededores de Damasco.

- "Solución política" -

"Necesitamos negociaciones serias lo antes posible en Ginebra y debemos tener a Damasco ante la mesa", insistió Mogherini. "Sin una solución política, vamos hacia una catástrofe", advirtió.

"Hemos visto cómo la situación se deterioró considerablemente desde el inicio de la guerra", precisó un alto funcionario de la UE involucrado en la organización de la conferencia de Bruselas.

En el interior de Siria hay alrededor de 6,1 millones de personas desplazadas y más de 5 millones de sirios huyeron de su país. Además, 13 millones de personas necesitan ayuda, destacó la UE.

La directora general de la oenegé Save the Children International, la exprimera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt, quiere exhortar a los donantes a centrarse en la educación.

Un tercio de los jóvenes sirios no van a la escuela y un tercio de los centros educativos sirios quedaron inutilizables debido a la guerra, declaró a la AFP.

"Abandonamos a los niños sirios. Es el séptimo año [de guerra] y aún los abandonamos", lamentó Thorning-Schmidt en una entrevista.

AFP