Mundo 22-03-2021

La contienda por la apertura de una mina estratégica para la UE en España

Ayuntamiento y organizaciones vecinales se posicionan en contra. La Junta de Extremadura otorga permisos a la empresa. Bajo el suelo, el segundo yacimiento de este mineral en la Unión Europea. En la superficie, el mayor templo budista de Europa.

El rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, visitaron la planta de SEAT en Martorell con motivo del 70 aniversario de la marca. Pasearon por las instalaciones, pero también se citaron con los máximos representantes del grupo Volkswagen, propietario de la empresa automovilística española. Horas antes del acto, el Ejecutivo central anunció la creación de un consorcio público-privado, junto a SEAT-Volkswagen e Iberdrola, para construir la primera fábrica de baterías para vehículos eléctricos en el país.

Su ubicación exacta no se conoce, pero apunta a que se quedará en Cataluña. Un complejo que necesitará litio, componente indispensable para la manufactura de las baterías. Un material que se halla a casi 900 kilómetros de la factoría de Martorell. Un gran yacimiento se esconde en las proximidades de Cáceres. Con la ciudad lejos de las quinielas de la futura sede de la planta industrial, su alcalde fue contundente. "Esa fábrica de baterías no se va a nutrir con litio de la sierra de la Mosca porque no vamos a permitir que haya una explotación minera que condicione y sacrifique el futuro de una ciudad extremeña, nuevamente, por el desarrollo industrial de otras zonas del país", recalcó Luis Salaya, regidor de Cáceres.

El mineral duerme bajo las cumbres de la sierra de la Mosca, situada a escasos kilómetros del centro de la ciudad. Una arbolada isla en medio de la llanura cacereña. Entre rocas y vegetación mediterránea, se alza el Santuario de la Virgen de la Montaña, uno de los emblemas de la urbe. Bajo los cimientos del monte, se encuentra el segundo yacimiento más grande de litio de la Unión Europea. Según los primeros sondeos, 1,6 millones de toneladas de carbonato de litio descansan en las profundidades de la montaña. Suficiente para abastecer a 10 millones de vehículos eléctricos.

Su extracción correría a cargo de Tecnología Extremeña del Litio (TEL), sociedad liderada por la filial española de la multinacional australiana Infinity Lithium y Valoriza Minería, parte de la constructora Sacyr. San José Valdeflórez es el nombre que recibe el proyecto. El mismo que la antigua mina existente hasta los años 80 en el valle de Valdeflores en el que se localizará la explotación. El plan incluye la apertura de un cráter de 668x454 metros para sacar el litio. Además, pretende levantar una planta para el tratamiento del material. Este se tiene que convertir en hidróxido de litio para ser incorporado en una batería. "Montamos en Cáceres una industria inexistente en Europa. La ciudad sería uno de los mayores centros de producción de derivados de litio", comenta David Valls, representante en España de Infinity Lithium, a Sputnik Mundo.

Según la entidad, el proyecto no afectará a la calidad del aire de la ciudad. Tampoco provocará una excesiva contaminación acústica. El agua necesaria provendrá de los litros reciclados de la depuradora y el acuífero del Calerizo no se verá dañado. Además, la mina a cielo abierto no será visible al situarse en un valle. "Si nuestro proyecto tuviera algún tipo de impacto no tendríamos los permisos encima de la mesa", destaca Valls. Añade que San José Valdeflórez generará en 30 años 280 empleos directos y unos 1.000 indirectos.

La Junta de Extremadura otorgó a la empresa en diciembre de 2020 uno de los permisos. El segundo podría llegar de manera inminente. Con ellos, podrán solicitar el proyecto de explotación y el estudio de impacto medioambiental. Los informes técnicos de los departamentos de Minas y Medio Ambiente del Gobierno autonómico podrían dar luz verde a la apertura de la mina. Desde la empresa estiman que la resolución llegará a finales de 2022.

El Ejecutivo regional se ha convertido en uno de los valedores de San José Valdeflórez. En el lado opuesto, el Ayuntamiento de Cáceres. El organismo municipal es contrario al proyecto. Las declaraciones de Salaya confirman la posición del consistorio. "No se han fundamentado en ningún informe técnico. Si las declaraciones de impacto son positivas y se da la concesión, tendrán que modificar el tipo de suelo, actualmente rústico", indica Valls.

Fuente: Sputnik Noticias