Economía 07-11-2019

La estatal Petrobras logra la adjudicación de dos bloques en la mayor subasta petrolera de Brasil

La mayor subasta petrolera en la historia de Brasil terminó adjudicando dos de los cuatro bloques ofertados en el presal de la Bahía de Santos a la estatal Petrobras.

De esta forma, el bloque de Búzios, el principal ofertado, fue atribuido a un consorcio controlado en un 90% por la firma estatal brasileña Petrobras, asociada a las empresas chinas CNODC y CNOOC (5% cada una).

Asimismo, Petrobras obtuvo en solitario los derechos de explotación del área de Itapú.

Los bloques de Búzios e Itapú recaudaron 69.960 millones de reales (unos 17.000 millones de dólares), lejos de los 106.500 millones de reales (26.500 millones de dólares) previstos por el gobierno brasilero.

Los otros dos bloques, Sepia y Atapú, no despertaron el interés de ningún grupo, pese a que grandes compañías como la estadounidense ExxonMobil, la noruega Equinor y la angloholandesa Shell estaban habilitadas para participar en la licitación y figuraban en la lista inicial de interesados.

El resultado, si bien es un récord, tampoco agradó a los inversores. Por esta razón, la acción de Petrobras en la Bolsa de Sao Paulo, que había abierto en alza, llegó a caer más de 2,6%, mientras que el real se depreció ante el dólar.

Sin embargo, las autoridades económicas de Brasil afirman que las ganancias permitirán disminuir el déficit del fisco del país y descongelar gastos bajo contingencia, principalmente para áreas de salud, educación y defensa.

Al respecto, políticos de izquierda, sindicatos y algunos especialistas habían rechazado la subasta por considerar que el Gobierno estaba entregando rápidamente el petróleo a empresas extranjeras y poniendo en riesgo la soberanía nacional.

Asimismo, un grupo de manifestantes protestó a las puertas del hotel de lujo donde se celebró la subasta para rechazar el impacto ambiental de la explotación petrolera.

Los presentes denunciaron el contraste entre las millonarias sumas en juego y el retraso del gobierno para ayudar con la marea negra que, desde finales de agosto, llegó a las costas del país.

No obstante, la Agencia Nacional de Petróleo, Gas y Biocombustibles (ANP) ofrecerá este jueves otras cinco áreas petroleras en la región del presal, frente a las costas de Sao Paulo y Río de Janeiro, que alberga una gigantesca reserva submarina de crudo bajo una espesa capa de sal marina.

Brasil cuenta con el presal para convertirse en el quinto productor mundial de crudo en aproximadamente diez años. En 2018 ocupaba el noveno lugar, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA).

RT