Política 08-02-2019

La Guardia Nacional de AMLO: ¿Más poder a las Fuerzas Armadas o más seguridad para el pueblo?

El proyecto, que ahora deberá ser tratado en el Senado, ha sido criticado por organismos de derechos humanos debido al peso que se le da a las Fuerzas Armadas en el nuevo cuerpo.

"El problema con esta reforma constitucional es su contenido, en el que puedo hacer notar dos o tres contradicciones muy claras", explicó el abogado constitucionalista Santiago Corcuera Cabezut , que dirigió el Comité contra la Desaparición forzada de las Naciones Unidas. Según el especialista, las contradicciones fundamentales del proyecto son:

-. Civil versus Militar: Para Corcuera, que ahora integra el Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, la primera contradicción es la determinación del carácter de la nueva Guardia. Aunque por un lado se explicite la voluntad de que el cuerpo tenga carácter civil, en varios párrafos parece lo contrario.

El texto enuncia que "las instituciones de seguridad pública, incluyendo a la Guardia Nacional, serán de carácter civil", y más adelante señala que "la Federación constará de una institución policial de carácter y dirección civil llamada Guardia Nacional". Pero luego dice que la Guardia "tendrá una junta de jefes de Estado Mayor compuesta por integrantes de las dependencias de los ramos de seguridad, defensa nacional y marina". "De los tres integrantes de la junta de jefes de Estado Mayor, dos son militares y uno civil", señaló Corcuera, algo que contradice los párrafos anteriormente citados, ya que da preeminencia a los mandos de las Fuerzas Armadas.

-. Formación. La segunda contradicción del proyecto, para Corcuera, es relativa a la formación de la Guardia.

El texto dice que "la dependencia del ramo de seguridad formulará el programa nacional en materia de seguridad". Pero inmediatamente después dice que "la dependencia del ramo de la defensa nacional" será la que "dispondrá lo necesario para la estructura jerárquica, disciplina, régimen de servicios, profesionalización, cumplimiento de las responsabilidades y tareas de la Guardia Nacional, que estén homologados a los que se aplican en el ámbito de la Fuerza Armada permanente". Es decir que la disciplina que regirá a la Guardia se homologará con las de las Fuerzas Armadas, lo que reforzará su carácter militar.

-. Sin fecha de caducidad: La tercera contradicción aparece en los artículos transitorios. "Un transitorio por naturaleza tendría que tener fecha de caducidad porque mientras permanezca en vigor, forma parte de la Constitución. El problema es que algunos de ellos no tienen fecha de caducidad", dijo el abogado.

Es el caso del artículo tercero transitorio, que dice: "Los elementos de las Policías Militar y Naval así como otros de la Fuerza Armada permanente que sean asignadas a la Guardia Nacional, conservarán su rango y prestaciones". Este párrafo prueba que la Guardia también será nutrida por elementos militares en funciones, cuando en el discurso público se insiste en su carácter policial.

El proyecto, que recibió la aprobación de la cámara de Diputados, fue enviado al Senado el 16 de enero de 2019. Además de ser aprobado por las dos cámaras, para modificar la Constitución debe ser aprobado por al menos 17 de las 32 legislaturas locales de la República.



Sputnik