Política 02-03-2020

La OEA rechaza el estudio de especialistas del MIT sobre las elecciones en Bolivia

La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha criticado con firmeza este viernes el informe de investigadores del MIT que concluye que no existe “evidencia estadística de fraude” en las elecciones presidenciales del pasado octubre en Bolivia. El artículo de los especialistas en integridad electoral Jack Williams y John Curiel “ignora los principales hallazgos del informe de auditoría de la OEA”, reza la declaración del organismo. “No es honesto, ni basado en hechos, ni exhaustivo. Sobre todo, no es científico”, añade. Los hallazgos de la entidad regional hablaban de “manipulación intencional” en los comicios que daban por ganador a Evo Morales, quien abandonó el cargo tras las presiones del Ejército.

La OEA le achaca a los académicos que ignoraran los hallazgos de su informe relacionados con los cambios en las actas y la falsificación de las firmas de jurados de mesas, y que durante el recuento de votos el flujo de datos se redireccionó a dos servidores ocultos y no controlados por personal del Tribunal Supremo Electoral (TSE), “lo que posibilitaba la manipulación de datos y la suplantación de actas”, apunta la carta dirigida a los editores de The Monkey Cage, una sección del periódico The Washington Post, quienes este jueves publicaron un análisis de Williams y Curiel sobre su estudio.

En la publicación del Post, los académicos mencionan que las “irregularidades” descubiertas por los analistas de la OEA se basan en “acusaciones de firmas falsificadas y alteración de las actas” y en la suspensión del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP). Y que todo esto los llevó a concluir que “afectó los resultados tanto de ese sistema como del recuento final". Los especialistas en integridad electoral aclaran que su estudio no evalúa si dichas irregularidades “apuntan a una interferencia deliberada” o si reflejan los problemas de “un sistema con fondos insuficientes y funcionarios electorales mal capacitados”. Ellos se limitan a decir que la “evidencia de las estadísticas” arroja una correlación de 0.946 entre el margen de Morales y el candidato Carlos mesa entre los resultados de antes y después de la suspensión del conteo.

El conteo preliminar se detuvo con cerca del 84% de los votos escrutados, cuando Morales superaba por un margen de 7,87 puntos porcentuales a Mesa. Cuando volvió el sistema, el margen del líder indígena era más de 10 puntos. El informe de la OEA determinó que "una irregularidad en esa escala es un factor determinante en el resultado" a favor de Morales y que según “el análisis estadístico” la victoria en primera vuelta de Evo Morales -que obtuvo una ventaja del 10,6% sobre Mesa- fue “estadísticamente improbable”. Los académicos del MIT encontraron una correlación de 0,946 entre el margen que Morales tenía antes y después de la suspensión del conteo de votos. “Es muy probable que Morales haya superado el margen de 10 puntos porcentuales en la primera vuelta”, concluyen.

El informe de la auditoría de la OEA establece que el “análisis estadístico” de los resultados es solo uno de los factores que consideraron en sus hallazgos. El documento del organismo da cuenta de que los resultados preliminares y el cómputo definitivo estaban “viciados”; identificaron un patrón de manipulaciones y falsificaciones de las actas electorales; una cadena de custodia deficiente; y actas no fiables. “Es un desafío a la razón que alguien tome una de estas pruebas, supuestamente la cuestione, ignore todas las demás y declare con orgullo que 'no hay razón para sospechar fraude”, plantea la entidad regional.

EL PAIS