Política 17-02-2020

La vicepresidenta de Venezuela considera que la derecha española es "excéntrica" y tiene "doble moral" al apoyar a Guaidó

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, considera que la derecha española tiene "doble moral" al criticar su visita a ese país y al mismo tiempo apoyar al diputado opositor Juan Guaidó, quien desconoce a Nicolás Maduro como presidente electo por los venezolanos.

"Es una excentricidad política porque se quedan en el hecho superficial pero no van al fondo, que es que esa misma derecha avala un golpe de Estado en Venezuela".

La visita de Rodríguez al Aeropuerto Internacional de Barajas, en España, el pasado 20 de enero, ha generado un intenso debate en ese país debido a las distintas versiones que dio el ministro español de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, sobre el encuentro que sostuvo con la alta funcionaria dentro del avión que la trasladaba, a pesar de la prohibición de ingreso al país europeo que recae sobre ellas tras las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) a Venezuela.

Análisis del Contexto

Ábalos, ha sido duramente criticado por la bancada opositora en el Congreso y por los medios de comunicación de la derecha luego del encuentro con la alta funcionaria venezolana, ha lamentado que la oposición de su país haya planteado elementos "bastante incompresibles" sobre esa visita, entre ellos la afirmación de que Rodríguez llevaba con ella 40 maletas, cuyo contenido se desconoce, y que supuestamente habría introducido al país europeo.

Al respecto, sobre el supuesto incumplimiento del Gobierno de Pedro Sánchez con las sanciones impuestas por la UE a Venezuela, Ábalos sostiene que Rodríguez "no pisó zona Schengen" (donde 26 países europeos poseen fronteras comunes) y que "se cumplió con la legalidad".

El funcionario español además fue denunciado ante la Fiscalía por la principal fuerza de la oposición, el Partido Popular (PP), y la formación ultraderechista Vox, el pasado 30 de enero, por el supuesto delito de prevaricación.

De "presidente encargado" a "líder opositor"

También ha generado controversia la posición del Gobierno de Sánchez sobre Guaidó, a quien hace un año reconocía como "presidente encargado" y ahora también se refiere a él como "líder opositor".

El analista internacional José Antonio Egido considera este viraje como un "elemento muy positivo", debido a que las sanciones acordadas por la UE son "ilegítimas y eran en respaldo del bloque al golpe de Estado planteado por (Donald) Trump".

"Siendo Sánchez quien encabezó este golpe de Estado, exigiéndole a Maduro unas elecciones inmediatas en ocho días, el cambio actual es muy positivo y corresponde a los intereses de España", opina.

En su punto de vista, este giro representa "una cierta ruptura de una política tradicional española totalmente sometida al Departamento de Estado". "La 'Operación Guaidó' del Departamento de Estado ha fracasado", aseguró.

Este cambio de España en su política exterior se debe, en su opinión, al actual Gobierno de coalición donde hay "posiciones bien diferentes", a diferencia de lo que ocurría el año pasado, cuando Guaidó se auto juramentó "presidente encargado" y España fue uno de los primeros países europeos en reconocerlo.

Recordó que Sánchez ya no tiene de ministro de Asuntos Exteriores a Josep Borrell, "muy conocido por sus posiciones proestadounidenses", y que "se hace valer la fuerza de (José Luis Rodríguez) Zapatero, partidario de una política equilibrada de la solución pacífica y dialogó".

Según Egido, existe presión de la "opinión pública democrática", frente a "20 años de absoluta intoxicación informativa de la prensa de la derecha española, que le llevó incluso a participar en el golpe de Estado contra Hugo Chávez, en 2002".

ICS