Mundo 23-01-2020

Las grabaciones de Trump ayudan a incriminar al presidente en su propio juicio

Los republicanos podrían estar bloqueando nuevos testimonios en el juicio en el Senado, pero los fiscales demócratas siguen volviendo a la persona que defiende su caso mejor que nadie: el propio presidente.

Trump, por supuesto, no está literalmente en el edificio del Senado, aunque el miércoles dijo que le encantaría estar en la primera fila para mirar de frente a sus “corruptos” acusadores.

Pero para los demócratas, no hay mejor evidencia con la que pintar una imagen de lo que dicen es un líder obstructivo y egoísta con una visión de rey sobre sus propios poderes, que el historial de momentos ya compilado por el presidente más obsesionado con la televisión en la historia.

“Tengo, en el Artículo II, donde tengo el derecho de hacer lo que quiera como presidente”, dice Trump en un video mostrado el martes por el fiscal principal de juicio político, el representante Adam Schiff, demócrata de California.

Las grabaciones de Trump no solo rompen con horas de densos argumentos legales. También colocan al presidente en el centro de la acción, retratándolo como el líder del plan para presionar a Ucrania a cambio de favores políticos, y no como un actor externo.

También confrontan a los senadores republicanos, que sirven como jurados, con la evidencia directa de lo que los demócratas dicen que es un comportamiento extravagante y enjuiciable, de una manera que podría no hacerlos cambiar de opinión, pero que es profundamente incómoda.

Para defender el llamado de nuevos testigos, lo que ha sido frustrado por los senadores republicanos en múltiples votaciones, Schiff recurrió a un video de Trump del 3 de diciembre.

“Cuando sea justo, y será justo en el Senado, me encantaría que Mike Pompeo, me encantaría que Mick (Mulvaney), me encantaría que Rick Perry y muchas otras personas testifiquen”, dijo el presidente en ese momento, tomando una posición opuesta a los argumentos actuales de su equipo legal y de los líderes republicanos del Senado.

El miércoles, los demócratas querían establecer un patrón de comportamiento por parte de Trump al solicitar la interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses, como se alega que hizo en un quid pro quo en Ucrania, ya que buscan demostrar una intención corrupta.

Así que Schiff mostró el famoso video de las elecciones de 2016 cuando Trump llamó a Rusia, “si estás escuchando”, a encontrar 30.000 correos electrónicos “perdidos” de Hillary Clinton. El llamado del año pasado por parte del presidente a China para “iniciar una investigación sobre los Biden” también surgió, al igual que el comentario de Trump a George Stephanopoulos en ABC News de que si una potencia extranjera tuviera información negativa rumbo a las elecciones: “Creo que me gustaría escucharla”.

Cuando el último video resonó en la cámara, la fiscal de juicio político Sylvia García, demócrata de Texas, calificó la grabación de “impactante” para subrayar el punto.

Cada vez que los tonos inconfundibles de Trump comenzaban a reverberar a través del edificio, las cabezas de los senadores giraban bruscamente hacia las pantallas que mostraban los videos. Los abogados del presidente argumentan que no hizo nada malo en Ucrania, que actuó en el marco de sus poderes y que la versión demócrata de que abusó de su poder es “ridículo” e inconstitucional.

CNN