Economía 30-07-2018

Las reservas de oro de Rusia se acercan a los récords de los tiempos de Stalin

Rusia atesora a día de hoy 2.000 toneladas de oro, situándose ya cerca de las 2.800 que se alcanzaron durante los tiempos de Stalin, en la Unión Soviética, en 1941. La carrera por el metal precioso es el intento del Kremlin de independizarse del dólar, según han explicado dos especialistas rusos.

"Algunos países quieren depender lo menos posible de las políticas de Estados Unidos y se deshacen del dólar en sus actividades comerciales y de los activos estadounidenses en sus reservas nacionales. Rusia compró más oro durante las elecciones presidenciales de EEUU y no ha dejado de hacerlo a pesar de la victoria de Donald Trump, si bien era un candidato más idóneo para el Kremlin", ha explicado Antón Majnovski, presidente del Fondo de Capital de Cadena de Bloques Independiente (ICBF), a RT.

Añade que Rusia seguirá aumentando sus reservas de oro, ahora equivalentes al 18% de las reservas totales mundiales. Algo que no resulta difícil creer si se tiene en cuenta que la proporción de oro en las reservas de la Federación de Rusia se ha multiplicado por diez durante la última década.

El precio del oro cae a su mínimo de un año

Y ello a la vez que ha reducido el porcentaje de bonos del Tesoro estadounidense de los 93.100 millones de dólares en marzo de 2018 a solo 14.900 millones de dólares en mayo.

Con este panorama, las reservas de oro de Rusia valen ahora mismo 460.000 millones de dólares, y el Banco Central del país quiere llegar a los 500.000 millones.

Vladímir Rozhankovski, uno de los analistas del Centro Internacional de Finanzas de Moscú, sin embargo, avisaba a finales de julio de los riesgos que implica que el Banco Central del país dependa demasiado del oro.

"En caso de que globalmente decaiga el interés de los grandes inversores soberanos en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, yo espero que la actividad especulativa de metales preciosos aumente para reducir de manera artificial su valor en el mercado".

El interés de Rusia por el otro tendría mucho que ver, también, con las perspectivas más que plausibles de que el mundo se esté acercando a una nueva época de inestabilidad y a una nueva crisis global, fruto de guerras comerciales y de cuestiones geopolíticas. "Los metales preciosos representan una buena herramienta para proteger inversiones", advertían expertos a Sputnik.

Sputnik