Mundo 10-05-2018

Llegan a Washington los tres estadounidenses liberados por la RPDC.

Los tres estadounidenses liberados por la República Popular Democrática de Corea (RPDC) llegaron a Washington esta madrugada en medio de las señales de distensión entre los dos países de las últimas semanas.

El avión que los transportaba aterrizó en la Base de la Fuerza Aérea Andrews antes de las 3 a.m. hora local (07:00 GMT), minutos después de que lo hiciese el del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien se aseguró la puesta en libertad de los tres detenidos durante su visita a la RPDC.

Kim Hak-song, Tony Kim y Kim Dong-chul, todos ellos ciudadanos estadounidenses de ascendencia coreana, habían sido arrestados por las autoridades de la RPDC en 2015 y 2017 acusados de varios cargos.

Pompeo, que ha visitado dos veces Pyongyang en las últimas semanas para preparar la próxima cumbre entre el máximo líder de la RPDC, Kim Jong Un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, garantizó la liberación el miércoles.

Para capitalizar el éxito diplomático, Trump y otros altos cargos recibieron a los detenidos en el aeropuerto en una ceremonia cuidadosamente planificada con una gran bandera estadounidense izada por dos camiones de bomberos como telón de fondo. Tras el aterrizaje de los dos aviones, el presidente subió a bordo para saludar brevemente antes de salir con los recién liberados, cuyos familiares sin embargo no estuvieron en la ceremonia.

"Esto ha debido romper todos los índices de audiencia a las tres de la mañana", declaró Trump a la prensa.

Los tres liberados serán trasladados a un hospital de las inmediaciones para someterse a un chequeo médico.

Los lazos entre EEUU y la RPDC han sufrido un gran giro en las últimas semanas y los dos países han sustituido su retórica agresiva por gestos más amistosos. Está previsto que Trump y Kim celebren su histórica cumbre a finales de mayo o en junio en una fecha y una ubicación que todavía no se ha decidido pero que, según el presidente estadounidense, se anunciará pronto.

Xinhua