Política 02-05-2019

López Obrador reafirma compromiso de respetar autonomía sindical en México

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, reafirmó su compromiso de respetar la autonomía sindical, en su primera reunión con líderes de sindicatos y centrales obreras, con motivo del Día Internacional del Trabajo.

"Los trabajadores tendrán libertad, el Gobierno no tendrá dirigentes favoritos ni injerencia en sindicatos", dijo el mandatario durante una comida ofrecida a los líderes sindicales de diversos gremios en el Palacio Nacional, al final del los tradicionales desfiles anuales.

López Obrador reafirmó su disposición al diálogo desde la presidencia o la secretaría de Trabajo, en el marco de la nueva reforma laboral "que garantiza la democracia sindical", publicada este día en el Diario Oficial de la Federación.
La reforma crea el Centro Federal de Conciliación y Registro, como nuevo organismo autónomo del poder judicial, encargado de ejercer la justicia laboral.

"Somos vanguardia en este aspecto a nivel mundial, por eso debemos tener confianza al pueblo bueno que tiene inteligencia y un instinto certero", expresó el mandatario.

El jefe del Ejecutivo federal también explicó que el Día Internacional del Trabajo "es una jornada de protesta, de lucha".

Destacó además la decisión gubernamental de incrementar el salario mínimo y de mantener los equilibrios con las empresas, para "nunca más volver a la política salarial inhumana".

El salario mínimo siempre debe estar, por lo menos, dos puntos encima de la inflación, para recuperar el poder adquisitivo "que se perdió en la noche oscura y de espanto del modelo neoliberal", sostuvo.

Al nuevo Gobierno, que cumplió cinco meses este día, no le dictan la agenda desde el extranjero, aseguró el líder de la izquierda nacionalista.

"Nada de recetas, ni reformas estructurales, tendremos nuestro propio plan de acuerdo con el país soberano que somos", para transformarlo "en unidad y sin confrontaciones".

López Obrador exhortó a la dirigencia sindical a "mantener una actitud de oposición, que no se caiga nunca en la sumisión", y que los sindicalistas actúen con absoluta libertad.
La lucha en esta etapa es para "que mejoren las condiciones de vida y trabajo, ubicar a nuestro país como una potencia con dimensión social, es la apuesta del progreso con justicia", subrayó el jefe de Estado.

El presidente reseñó una de las prioridades de su gobierno: establecimiento de un auténtico Estado de Derecho.

Entre las reformas constitucionales logradas en cinco meses, destacó las relacionadas con el combate a la corrupción y el fraude electoral, convertidos en "delitos graves" sin derecho a fianza o libertad condicional.

También fue eliminado el fuero y se estableció la posibilidad de juzgar al presidente en funciones por corrupción, otra reforma creó la Guardia Nacional y permite a los militares llevar a cabo labores de seguridad pública, sin los subterfugios utilizados durante 12 años de guerra contra el crimen organizado.

Finalmente, llamó a la unidad para lograr las reformas pendientes, luego de que la bancada oficialista sufrió los primeros descalabros en el Congreso, como el rechazo a la reforma educativa en el Senado.

Sputnik