Política 28-05-2019

Los proeuropeos inician divididos la discusión sobre el reparto de poder en la UE

Las discusiones sobre el reparto de altos cargos en la Unión Europea (UE), que los mandatarios deben abordar este martes, se iniciaron con las fuerzas proeuropeas divididas sobre quién puede aspirar a suceder a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión.

Los mandatarios europeos se reúnen a partir de las 16H00 GMT en Bruselas para su primer debate sobre quién liderará el bloque el próximo lustro, después de unas elecciones a la Eurocámara que confirmaron el fin del bipartidismo y un auge contenido de las fuerzas euroescépticas.

Pero los liberales capitaneados por el presidente francés, Emmanuel Macron, a través de su jefe de filas en la Eurocámara, ya abrieron la primera grieta al no apoyar en la mañana una declaración de esta institución apoyando el sistema conocido como 'Spitzenkandidat'.

"Hay una abrumadora mayoría de las fuerzas proeuropeas a favor", subrayó el líder de los eurodiputados socialdemócratas, Udo Bullmann, sobre este sistema que reserva la presidencia de la Comisión para una de los cabezas de lista que lideraron los partidos durante los comicios.

Con 180 eurodiputados de 751, el Partido Popular Europeo (PPE) ganó de nuevo los comicios, aunque perdió 36 escaños respecto al final de la legislatura, y reclamó ya el puesto de presidente de la Comisión para su candidato Manfred Weber, pero no lo tiene fácil.

Pese a sus diferencias sobre el Spitzenkandidat, socialdemócratas (146 escaños) y liberales (109), que se anuncian como los eventuales socios del PPE en una coalición proeuropea, reivindican un mayor peso en las principales instituciones de la UE, presididas actualmente por la derecha.

El nuevo reparto de altos cargos debe reflejar "la nueva mayoría en el Parlamento Europeo, que ya no es sólo del PPE", dijo en esta línea el gobierno español tras una cena entre el mandatario socialista Pedro Sánchez y el liberal francés Emmanuel Macron el lunes.

"Los otros nos tienen que decir qué quieren. Nosotros queremos la presidencia de la Comisión", reiteró en declaraciones a la AFP el presidente del PPE, Joseph Daul, antes de una reunión de los jefes de Estado y de gobierno de su familia política en Bruselas.

- "Juego de tronos" -

La designación del sucesor de Juncker (PPE) al frente del ejecutivo comunitario, que debe validar una mayoría de la Eurocámara, corresponde de hecho a los mandatarios europeos, quienes multiplicaron sus contactos en las últimas horas de cara a la cumbre.

La correlación de fuerzas en el Consejo Europeo será clave. El candidato contemplado por los líderes deberá contar con el apoyo de al menos 21 de los 28 mandatarios, cuyos países representen el 65% de la población. La designación formal se prevé en la cumbre ordinaria de junio.

El PPE, primera fuerza del Consejo, afronta la discusión debilitado. El canciller austríaco, Sebastian Kurz, uno de sus nueve mandatarios en la mesa, acaba de ser depuesto por el Parlamento y otro, el populista húngaro, Viktor Orban, no apoya a Manfred Weber.

Los liberales (8 mandatarios) y los socialistas (5) también deben coordinar respectivamente sus posiciones antes de la cumbre, aunque un grupo representativo de ambos mantuvieron un almuerzo de trabajo previo, invitados por el liberal francófono Charles Michel.

Además del primer ministro belga, estará su par neerlandés, Mark Rutte, y Emmanuel Macron, por los liberales, mientras que los socialdemócratas estarán representados por el español Pedro Sánchez, a quien esta familia encargó negociar el reparto de cargos, y el portugués António Costa.

"Juntos, los socialdemócratas, ecologistas y liberales cercanos a Macron son, si ellos quieren, más fuertes que los conservadores del PPE, que dirigen la Comisión desde hace 15 años", escribió en su sitio web el comisario europeo de Finanzas, el socialista francés Pierre Mosocivici.

Pero, sin la principal formación proeuropea, los socialdemócratas, liberales y ecologistas -gran sorpresa de las elecciones europeas al progresar hasta los 69 escaños- tampoco reúnen una mayoría en la Eurocámara, lo que anuncia una compleja negociación.

Mucho más compleja si cabe, ya que, además de la presidencia de la Comisión, se negocian las del Consejo, la Eurocámara y Banco Central Europeo (BCE), junto al liderazgo de la diplomacia europea, que deben otorgarse en base a criterios geográficos, políticos y de género.

"El Juego de Tronos va a comenzar", advirtió el domingo el socialdemócrata Frans Timmermans, candidato a la presidencia de la Comisión, así como la liberal Margrethe Vestager. Otro de los posibles aspirantes es el francés Michel Barnier, actual negociador del Brexit.

AFP