Política 10-12-2018

Macron se dirige al país para intentar desactivar la crisis en Francia

El presidente francés, Emmanuel Macron, se reunió este lunes con actores sociales y responsables políticos, antes de dirigir por la noche un mensaje a la nación para intentar una salida a la crisis de los "chalecos amarillos" que pone contra las cuerdas al ejecutivo.

El presidente celebró el lunes por la mañana una reunión en el Elíseo con 37 personas, entre ellas el primer ministro Edouard Philippe y 12 miembros del gobierno, así como con sindicalistas, miembros de la patronal, presidentes de la Asamblea Nacional y el Senado y responsables locales.

Macron no dio "ningún elemento" sobre el contenido de su alocución televisada, prevista a las 19h00 GMT, según el líder del sindicato considerado moderado, CFDT, Laurent Berger.

"Le dije que vivimos una crisis democrática muy grave cuya raíz está en las desigualdades sociales y territoriales", agregó Berger.

Por su lado, el jefe de la patronal francesa (Medef), Geoffroy Roux de Bézieux, dijo que recordó al presidente "la necesidad imperiosa de reducir la presión fiscal".

Macron va a presentar "medidas concretas e inmediatas", según la ministra de Trabajo Muriel Pénicaud.

Se habla de un aumento de la pensión mínima de vejez, o una prima de movilidad para quienes usan el coche para ir a trabajar.

El jefe de Estado francés, casi no ha dicho palabra desde desde las violentas manifestaciones del 1 de diciembre y los inauditos enfrentamientos bajo el Arco de Triunfo en París.

Su intervención es considerada decisiva para el futuro de su mandato presidencial, 48 horas después de la cuarta jornada de protestas de los "chalecos amarillos", modestos franceses sublevados contra la política fiscal y social del gobierno.

Macron, muy impopular, insultado en las manifestaciones donde se pide su dimisión, y que afronta la degradación de la economía francesa debido a los bloqueos de carreteras y cierre de comercios, necesita una vía de salida para apaciguar la cólera que ha ganado a parte del país desde hace más de tres semanas.

- "Mea culpa" -

"Tanto como medidas para mejorar los fines de mes de la gente, se espera de Macron un mea culpa" por sus actos y palabras "percibidos como arrogantes y de desprecio hacia las clases medias y populares (...)", señala este lunes el diario Libération.

En efecto, la fractura parece cada vez mayor entre una parte de los franceses que sienten deslizarse hacia la pobreza y que aseguran no ser escuchados por las "élites", y Macron, catalogado como "presidente de los ricos".

los "chalecos amarillos" critican así la supresión del impuesto sobre la fortuna, adoptada por Macron al llegar al poder hace 18 meses, considerándola un "regalo para los ricos".

Ya desde el sábado, tras las manifestaciones de los "chalecos amarillos" en puntos de todo el territorio, el primer ministro había hecho algunas concesiones para "restablecer la unidad nacional".

Pero las expectativas de los manifestantes son cada vez más numerosas, y no les basta que el gobierno haya renunciado a aumentar las tasas a los carburantes, reivindicación original del movimiento.

- Impacto económico -

El impacto económico de esta crisis, que entra en su cuarta semana, inquieta también; varios comercios en París y en provincias decidieron no abrir en los últimos sábados de manifestaciones y disturbios, renunciando a importantes ingresos a dos semanas de las fiestas de fin de año.

Según indicó este lunes el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, los disturbios que han acompañado estas manifestaciones le costarán a Francia 0,1% de su PIB.

"Veo que esto tiene impacto en el extranjero, y no es bueno para la imagen de nuestro país", dijo.

Poco tiempo después de las declaraciones del ministro, el Banco de Francia dividió por dos sus previsiones de crecimiento del PIB francés para el cuarto trimestre: 0,2% en lugar de 0,4%.

El domingo, el ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, uno de los últimos pesos pesados del gobierno que viene de la izquierda, opinó que Macron "debe fijar un claro rumbo" hacia "un nuevo contrato social".

Por su lado, Bruno Le Maire se declaró "totalmente dispuesto a acelerar una baja de impuestos".

Pero una figura de los "chalecos amarillos", Laetitia Dewalle, dijo que su movimiento tiene "pocas esperanzas" de que el presidente anuncie "medidas fuertes y concretas", y que se prepara ya para una nueva movilización el próximo sábado.