Economía 20-12-2019

Madrid supera a Cataluña y ya es la primera potencia económica de España

Cataluña ya no es la primera economía de España. El Instituto Nacional de Estadística (INE), en la revisión de la contabilidad regional que hoy ha publicado, constata que el Producto Interior Bruto (PIB) de la Comunidad de Madrid superó al catalán ya en 2018, y que por lo tanto la región madrileña ocupa ahora el primer puesto.

Hasta ahora, el INE estimaba que Cataluña era todavía la primera potencia y que, a pesar del menor crecimiento económico que esta comunidad está experimentado en gran medida por el procés, aún ocupaba esa relevante posición. Sin embargo, el organismo, tras la revisión que llevó a cabo hace unos meses del crecimiento del conjunto del país, y que evidenció que España creció en 2018 dos décimas menos de lo que anteriormente se estimaba, ha hecho lo propio con los avances de las diferentes autonomías. Y en ese ejercicio, el dato adelantado de 2018 señala que, efectivamente, Madrid está ya por delante de Cataluña.

En concreto, el PIB de la Comunidad de Madrid acabó 2018 en 230.794 millones de euros, un dato que es incluso ligeramente superior al anteriormente señalado por Estadística. Y Cataluña, en cambio, no sólo no ha avanzado sino que ahora presente un PIB inferior: 228.682 millones por los 231.277 anteriores.

El ejercicio del INE, por lo tanto, evidencia que el frenazo de la economía catalana realmente fue más acusado y que en ese mismo 2018 apenas creció un 2,2%, por debajo el 2,4% que avanzó el conjunto del PIB de España y muy lejos del 3,1% que repuntó Madrid -dato que, por otra parte, también es inferior al que se estimaba-. Más notable es la revisión a la baja de los datos de 2017, año en el que se celebró el referéndum ilegal del 1-O y en que Estadística concluye que la economía catalana apenas repuntó un 2,5%, cifra que una vez más se encuentra muy por debajo de la media nacional y de la comunidad madrileña.

De esta manera, se confirman las previsiones que organismos como el Consejo General de Economistas o el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid han ofrecido durante los últimos meses, y en las que siempre se han repetido dos constantes: el mayor dinamismo de Madrid y la moderación de Cataluña como consecuencia del proceso independentista.

El procés, por lo tanto, se cobra una nueva víctima económica. Probablemente, la más importante ya que ser la primera potencia del país no es algo que sea, ni mucho menos, accesorio. Ante, el turismo, el empleo o las empresas ya habían sufrido las consecuencias de la deriva independentista, y todos estos factores han sido a su vez muy relevantes en el frenazo de Cataluña.

EL MUNDO