Política 10-12-2018

May aplaza la votación sobre el Brexit y volverá a discutir con Bruselas

En un esfuerzo por salvar un acuerdo de Brexit condenado al fracaso, la primera ministra Theresa May anunció este lunes que aplazará el voto crucial del Parlamento y volverá a Bruselas para transmitir a los líderes europeos las preocupaciones expresadas por los diputados.

"El acuerdo habría sido rechazado por un margen significativo, por lo tanto aplazaremos la votación prevista para mañana", afirmó May ante la Cámara de los Comunes a solo un día de la fecha prevista para el histórico voto.

Inmediatamente después, la libra esterlina acentuaba su caída para dejarse más de 1,5% frente al dólar.

El texto, fruto de 17 meses de difíciles negociaciones con Bruselas, choca con el rechazo de la oposición laborista, los centristas liberaldemócratas, los nacionalistas escoceses, los unionistas norirlandeses del DUP -en cuyo apoyo se basa la mayoría parlamentaria de May- y hasta un centenar de conservadores rebeldes, ya sea proeuropeos o euroescépticos.

Su punto más conflictivo es el denominado "backstop", o "red de seguridad", un mecanismo ideado para evitar la reinstauración de una frontera dura en la isla de Irlanda que ponga en peligro el Acuerdo de Paz que en 1998 puso fin a 30 años de sangriento conflicto.

Los defensores de un Brexit claro temen que este mantenga a Reino Unido permanentemente atrapado en las redes europeas y presionaron para que May pidiese una renegociación durante la cumbre europea del jueves y viernes en Bruselas.

El Brexit no estaba en la agenda de esa reunión, prevista desde hace meses, pero tras esta decisión amenaza con llevarse el protagonismo.

"Iré a ver a mis homólogos en otros países miembros y hablaré con ellos de las preocupaciones claras expresadas por este cámara", afirmó May, al tiempo que hizo de nuevo hincapié en el peligro de rechazar este acuerdo, que tanto Londres como Bruselas han calificado como "el único posible".

"Mientras no logremos ratificar un acuerdo, aumenta el peligro de un Brexit sin acuerdo" de catastróficas consecuencias para la economía británica, advirtió. "Así que el gobierno intensificará el trabajo de preparación para ese resultado potencial", agregó.

Esta decisión de última hora, que solo 24 horas antes había sido descartada por su ministro para el Brexit, desató durísimas críticas de los diputados contra May, muchos de los cuales llamaron al líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, a lanzar una moción de censura para desbancar a May, afirmando que le apoyarían.

- "No vamos a renegociar" -

Bruselas ha dicho en repetidas ocasiones que no piensa reabrir la negociación, y este lunes, antes del anuncio de May se había reafirmado.

"Tenemos un acuerdo sobre la mesa (...) Este acuerdo es el mejor y el único posible, no vamos a renegociar. Nuestra posición no ha cambiado", dijo a la prensa la portavoz de la Comisión Europea Mina Andreeva, asegurando que para Bruselas "Reino Unido abandonará la UE el 29 de marzo".

Casi tres años después del referéndum en que 52% de los británicos votó a favor del Brexit, Reino Unido debe salir del bloque en esa fecha.

Sin embargo, el lunes la justicia europea dio un espaldarazo a quienes luchan porque el país dé marcha atrás.

Antes de que el Brexit entre en vigor, Reino Unido "es libre de revocar unilateralmente la notificación" con la que activó el proceso, dictaron los jueces del Tribunal de Justicia de la UE.

Esta posibilidad ha sido rechazada en incontables ocasiones por el ejecutivo de May.

El fallo "no altera ni el resultado del referéndum ni la clara intención del gobierno de salir" de la UE, aseguró el lunes a la BBC el ministro de Medio Ambiente, Michael Gove.

La decisión da sin embargo esperanzas a los partidarios de permanecer en la UE, en un momento en que toma fuerza la posibilidad de celebrar un segundo referéndum sobre el Brexit si el texto negociado por May acaba fracasando.

Para expresar "un gran cambio en la opinión pública sobre Brexit", activistas proeuropeos preveían desplegar por la noche ante el parlamento un mensaje con letras luminosas de más de un metro: "TUMBEN EL BREXIT".

Y la reputada cantante de ópera inglesa Sarah Connolly debía participar en un recital de Navidad anti-Brexit frente a las puertas de la Cámara de los Comunes.

AFP