Economía 03-06-2019

México a Trump: "La imposición de aranceles tendrá un efecto contraproducente"

La cancillería mexicana confía en alcanzar un acuerdo con EE.UU. que beneficie a ambos países.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Marcelo Ebrard, aseguró este lunes que la decisión de EE.UU. de imponer aranceles a los productos mexicanos no reducirá los flujos migratorios y, además, podría agravar la situación actual.

Las declaraciones del canciller se produjeron durante una conferencia de prensa en Washington (EE.UU.), luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, desdeñase a la delegación diplomática que viajó desde México para tratar de solucionar la crisis por la imposición de aranceles en represalia a la política migratoria del Gobierno mexicano.

"México está enviando una gran delegación para hablar de la frontera. El problema es que ellos han estado hablando por 25 años. Queremos acción y no pláticas. Ellos podrían resolver la crisis en la frontera en un día si se lo propusieran. De otra manera, nuestras compañías y trabajos estarán regresando a EE.UU.", dijo Trump en su cuenta de Twitter el pasado domingo 2 de junio.

El mandatario estadounidense también acusó a México de "abusar" de EE.UU. durante las últimas décadas.

En respuesta, la cancillería mexicana consideró que las tarifas arancelarias, que podrían iniciar en 5 % e ir escalando en pocos meses, solo empeorarán la situación migratoria.

"La imposición de aranceles, junto con la decisión de cancelar los programas de ayuda, seguramente tendrán un efecto contraproducente y no reducirían los flujos migratorios", dijo Ebrard.

En este sentido, aseguró que "las tarifas podrían causar inestabilidad financiera y económica, lo que significa que México podría reducir su capacidad" para abordar "los flujos migratorios" y ofrecer "alternativas".

Un acuerdo entre ambos países

El canciller aseguró que México está dispuesto a seguir trabajando con EE.UU. hasta lograr un acuerdo común que beneficie a ambos países. Pero consideró que el límite de las concesiones que México podría hacer, está definido por las leyes y "la dignidad" del país.

"Tenemos fe en el diálogo y la política como un instrumento para evitar confrontaciones costosas a innecesarias. Creemos que nuestros países pueden llegar a un acuerdo sobre cómo enfrentar un asunto en el que los enfoques difieren. Nuestra dignidad como mexicanos se fundamenta en varios pilares y en actuar a partir de principios profundamente arraigados en nuestra propia Constitución y en nuestras convicciones políticas", manifestó Ebrard.

El canciller reiteró la postura de su Gobierno de cooperar y promover el desarrollo en El Salvador, Guatemala y Honduras para "atender las causas fundamentales de la migración".

"Memorándum de amistad"

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió un "memorándum de amistad" en el que pidió al pueblo estadounidense no dejar que se rompa la buena relación entre México y EE.UU.

"El Gobierno de México es amigo del Gobierno de EE.UU. El presidente de México quiere seguir siendo amigo del presidente Trump. Los mexicanos somos amigos del pueblo estadounidense. A ellos les digo desde Paraíso:

Juremos que nada ni nadie separe nuestra bonita y sagrada amistad", señaló López Obrador el domingo 2 de junio al anunciar el inicio de la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco.

El pasado jueves, Trump anunció que impondrá aranceles del 5 % a todos los productos que ingresen desde México, mientras no se detenga el flujo de migrantes.

Si hasta el 1 de julio la Administración norteamericana considera insuficientes los resultados, los aranceles crecerán hasta un 10 %. Luego, habrá un aumento de las tarifas de 5 % cada mes, hasta llegar a 25 % en octubre.

RT