Análisis 18-02-2021

México se opone a la presión de EEUU y gigantes del agronegocio

Se trata de casi una decena de cartas fechadas en distintos momentos del año 2020.

Las mismas revelan el maridaje entre miembros de la Oficina del representante comercial de Estados Unidos, la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Agricultura estadounidense con la multinacional Bayer/Monsanto y CropLife America, una empresa dedicada al cabildeo proquímico con el fin de generar presión en México respecto a dos temas que inquietaron el sector.

La empresa cabildante señaló a distintas instancias del Gobierno norteamericano que debía apelar al nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá para criticar la decisión tomada por la Secretaría de Medio Ambiente mexicano (Semarnat) que negó el permiso para importar glifosato en el país latinoamericano adoptando el principio precautorio, en tanto la inocuidad del químico no esté garantizada.

En las cartas la empresa manifiesta su voluntad de que las agencias del Gobierno de Estados Unidos ejerzan presión sobre la Comisión federal para la protección contra riesgos sanitarios (Cofepris) que tiene a su cargo parte de la aprobación sanitaria de los productos del agronegocio, —así como lo necesario para atender la pandemia del COVID-19, por ejemplo— reclamando que éste lleva tiempo detenido.

En mayo de 2020, por medio de una carta, Robert Lighthizer, titular de la Oficina del Representante comercial de Estados Unidos, expresó su "preocupación" a la entonces secretaría de Economía mexicana, Graciela Collin, respecto al cumplimiento de México de las obligaciones asumidas en el T-MEC en cuanto a las dilaciones en las aprobaciones de la Cofepris, así como de la negativa a la importación del glifosato en México, desde fines de 2019.

Fuente: Sputnik Noticias