Análisis 05-04-2019

Michel Temer rechaza las denuncias de corrupción en su contra

El expresidente brasileño Michel Temer niega ser corrupto e insiste en que las denuncias de la Fiscalía son una “ficción vergonzosa”.

“En el caso de ‘La casa de papel’ era robar la Casa de la Moneda de España, y en mi caso, [según los fiscales] era organizar un grupo, al que yo le voy a dar las directrices para robar Brasil. Vamos a robar Brasil, cuando yo reconstruí Brasil en los dos últimos años y ocho meses”, declaró ayer jueves el expresidente Temer.

El expresidente brasileño afirmó que la denuncia formulada por la Fiscalía “es una ficción vergonzosa, es de gente que no quiere perder”.

“Yo no lo soy [corrupto], absolutamente no. Además basta verificar mis cuentas. Tengo pequeñas y modestas cantidades en el banco, son modestas cuantías resultantes de 58 años de trabajos. No es de quien entró ahora y está ganando no sé cuánto, es de quien trabajó duro”, argumenta el expresidente brasileño al respecto.

Las declaraciones de Temer se producen después de que el pasado lunes el Ministerio Público Federal (MPF) brasileño exigió a un tribunal que el expresidente Temer vuelva a prisión por acusaciones de corrupción.

Temer fue detenido el 21 de marzo por su posible vínculo en el amplio caso de corrupción conocido como “Lava Jato” y como presunto líder de “una organización criminal” que recibía sobornos a cambio de favorecer a empresas ya condenadas por el escándalo de corrupción que giraba en torno a la petrolera estatal, Petrobras.

De acuerdo con varios expertos, pese a que Temer es sospechoso en varios delitos, no ha sido enjuiciado hasta ahora.

Temer, que se hizo con las riendas del Gobierno tras el juicio político que sacó del poder a la entonces presidenta brasileña Dilma Rousseff, recibió constantes críticas por sus medidas económicas y polémicas decisiones.

HISPANTV