Mundo 25-01-2019

Milicia estadounidense admite haber atentado contra una mezquita

Dos miembros de una milicia estadounidense reconocen que atentaron en 2017 contra una mezquita con el fin de forzar a los musulmanes a abandonar el país.

El 5 de agosto de 2017, los estadounidenses Michael McWhorter, de 29 años y Joe Morris, de 23, usaron una bomba artesanal y causaron un incendio en el centro islámico Dar al Farooq, en los suburbios de Minneapolis, norte de EE.UU., según han admitido los mismos milicianos.

El atentado no dejó muertos ni heridos, pero causó destrozos en la mezquita. McWhorter y Morris, que admitieron también pertenecer a la milicia denominada “White Rabbits” se declararon culpables el jueves de cinco cargos relacionados, entre ellos, con el ataque a la mezquita y el intento de bombardeo en una clínica de abortos de Illinois (centro-este).

Los culpables atentaron contra el mencionado centro islámico con el objetivo de “asustar” a los musulmanes estadounidenses y hacerles ver que “no eran bienvenidos aquí”, según afirmó la Policía estadounidense.

“Estas milicias tomaron como objetivo a la comunidad musulmana”, ha indicado al respecto Jaylani Hussein, representante local del Consejo para las relaciones estadounidenses-islámicas.

Las declaraciones de culpabilidad de los dos estadounidenses se realizaron un día antes de que este viernes, tres miembros de otra milicia estadounidense fueran condenados por un atentado frustrado contra una mezquita en el estado de Kansas (centro).

Según ha informado esta misma jornada el diario estadounidense The New York Times, los tres milicianos enfrentan la posibilidad de cadena perpetua por su atentado frustrado con el fin de masacrar a musulmanes en el suroeste de Kansas y hacer explotar una mezquita y apartamentos que albergan a inmigrantes somalíes.

Estados Unidos vive una ola incontenible de islamofobia tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas y el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) por el grupo terrorista Al-Qaeda, atentado con muchas preguntas que aún continúan sin respuestas.

La vida de los musulmanes se ha hecho aún más difícil después de que Donald Trump llegó a la presidencia en el país norteamericano, debido a su veto musulmán y sus discursos de odio.

HISPANTV