Política 20-11-2020

​​Militar británico: COVID-19 podría desembocar en III Guerra Mundial

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas británicas ha advertido del “peligro real” del estallido de la Tercera Guerra Mundial a causa de la COVID-19.

“Existe el riesgo de que haya una nueva guerra mundial si los conflictos actuales de menor escala se descontrolan atrayendo a más países y armas. Si hay una escalada, se implica a más gente, más armas y antes de que se pueda contener se llega a una guerra total abierta”, aseveró el general jefe del Ejército británico, Nick Carter, en una reciente entrevista con la cadena de televisión local Sky News.

El alto mando castrense británico hizo alusión, en particular, a la crisis económica provocada por el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, que podría dar lugar a nuevas amenazas para la seguridad mundial en un futuro.

En esta misma línea, Carter destacó la necesidad de recordar la historia para no repetir los errores de cálculo cometidos en el pasado que resultaron en el estallido de dos guerras mundiales.

Diferentes expertos de asuntos económicos han aseverado que las consecuencias económicas, laborales y humanas de la COVID-19 han generado una situación similar a una guerra mundial. Eso mientras, según un estudio realizado por la consultoría económica McKinsey Global Institute la pandemia podría costarle a la economía global el doble que un hipotético conflicto militar a nivel internacional.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, ha catalogado a su vez la COVID-19 como la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial y un verdadero peligro para la paz global.

Las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten también que la posible escasez y alzas de precios de los alimentos debido al nuevo coronavirus, podría provocar serios conflictos en el mundo.

La expansión del coronavirus por el mundo no remite. De acuerdo a las cifras de la Universidad John Hopkins, el número de contagios en todo el mundo se sitúa en más de 56 millones y el de fallecidos supera los 1,35 millones, con Estados Unidos a la cabeza.

Fuente: Hispantv