Análisis 21-03-2019

Nicaragua liberará a opositores detenidos en pos de la paz

El Gobierno de Nicaragua anunció que liberará en los próximos 90 días a los opositores detenidos durante las protestas antigubernamentales de abril de 2018.

La Administración sandinista encabezada por el presidente Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) lograron retomar el miércoles la mesa de diálogo nacional con el fin de buscar soluciones que pongan fin a la crisis que vive el país centroamericano desde mediados de abril de 2018.

Ambas partes aprobaron una agenda de la negociación que incluye entre ellos la liberación de dichos detenidos, las reformas electorales y la exigencia de levantar las sanciones que Estados Unidos y otros países aliados han impuesto contra el Gobierno de Ortega.

Las partes acordaron “la liberación, dentro de un plazo máximo de 90 días, de conformidad con el ordenamiento jurídico del país, de todas las personas presas y detenidas en el contexto de los hechos ocurridos a partir del 18 de abril de 2018”, según un comunicado oficial publicado por los medios.

La agenda acordada destaca que una vez logrados los acuerdos en la mesa de la negociación, “se hará un llamado a la Comunidad Internacional a suspender sanciones para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población”.

Ambas partes acordaron además hacer una invitación formal a la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para retomar el trabajo en el tema de reformas electorales.

Mientras tanto, la mesa de negociación decidió invitar al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para acompañar el proceso de liberación de todos los detenidos.

“La negociación se ha desarrollado en un ambiente de mutuo respeto”, concluyó el comunicado, divulgado tras la reunión a puertas cerradas entre los negociadores y los testigos.

En un intento para superar la crisis y protestas comenzadas en contra de una fallidas y revocadas reformas a la Ley de Seguridad Social, Ortega aceptó dialogar con la oposición y dejó abierta la posibilidad de continuar las negociaciones para realizar reformas electorales de cara a los comicios presidenciales de 2021.

HISPANTV