Política 25-05-2017

Nuevo presupuesto de Trump afectará a pobres y a inmigrantes

La administración del presidente de EEUU, Donald Trump, publicó su propuesta presupuestaria para 2018 con la que pretende cambiar el rol del Gobierno federal de un modo que afectará especialmente a los más pobres y a los inmigrantes.

No creo que todos los puntos del presupuesto serán aprobados; incluso los republicanos en el Congreso están haciéndose preguntas sobre los recortes presupuestarios que han sido propuestos", dijo a Sputnik la profesora del Instituto de Estudios de la Migración Internacional en la Universidad de Georgetown, Elizabeth Ferris.

Según Ferris, exasesora de la Cumbre de 2016 sobre Refugiados y Migrantes de la Asamblea General de la ONU, "hay mucha oposición frente a la construcción del muro en la frontera sur, un muro que no tiene ningún sentido".

El cemento y los ladrillos

El proyecto presupuestario planea destinar más de 4.500 millones de dólares a la lucha contra la inmigración ilegal.

Con esos fondos se prevé contratar más de 1.000 nuevos agentes migratorios y de aduanas, 500 funcionarios de la patrulla fronteriza, 75 jueces dedicados a los procedimientos de deportación, 20 abogados para llevar a cabo juicios de inmigración y otros 20 para obtener las tierras necesarias para la construcción del muro con México.

Se destinarían además unos 15 millones de dólares para implementar un programa nacional que permita determinar el estatus legal de los nuevos trabajadores.

De un total de 2.600 millones de dólares propuestos para la seguridad fronteriza, 1.600 millones se emplearán para "el cemento y los ladrillos del muro", dijo el martes a periodistas el director de administración y presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney.

Pero, "incluso si lo peor de estos cortes presupuestarios y la construcción del muro son rechazados", observó Ferris, "Trump puede llevar a cabo muchas acciones que empeorarán las cosas".

Por ejemplo, "existen cientos de miles de centroamericanos que están viviendo en Estados Unidos amparados bajo un estatus "temporal" debido al huracán Mitch de 1998, si ese estatus es revocado y todos estos inmigrantes son sujetos a deportación, eso sería mucho peor", destacó Ferris.

Salud, ciencia y ambiente

Algunos de los programas que la Casa Blanca pretende recortar incluyen el servicio de salud pública para personas de bajos recursos Medicaid y los cupones de alimentos, beneficios sociales que ayudan a un quinto del total de los ciudadanos estadounidenses.

Otros programas que verán una disminución en sus fondos son los de investigación y protección ambiental, así como la ayuda internacional que Estados Unidos envía al exterior en casos de catástrofe, que sería reemplazada por préstamos monetarios, y los seguros por discapacidad, beneficio que sería recortado para que las personas vuelvan más rápidamente a sus trabajos.

"Son tiempos difíciles", lamentó Ferris, "pero muchos están luchando para preservar las cosas buenas que tiene Estados Unidos".

La experta sentenció además que "los días de Trump como presidente están contados, y otras voces más sensatas prevalecerán".

El Congreso tiene hasta el 30 de septiembre para aprobar o rechazar el proyecto presupuestal, que debe pasar por distintos comités del Senado y de la Cámara de Representantes y que luego se vota en distintas leyes de presupuesto.

Sputnik